NO ES UN ARTÍCULO MÁS SOBRE EL 11-M. Por Jesús Domínguez

Conocía personalmente a varias de las víctimas y de los afectados del 11-M previamente al atentado. Presumo que en un mundo dominado por las prisas, la superficialidad y el individualismo, las historias personales pasan desapercibidas y apenas importan a nadie. Quizás ésta sea una de esas que no dejan indiferente.


Juan Pablo Morís, vecino de toda la vida del portal de al lado de mi casa en Alcalá de Henares. Un chico “sano” y pacífico, sin maldad alguna. Era uno de los habituales de la parroquia de San Diego, donde hicimos la confirmación más o menos en la misma época. Mi padre, tras tres días seguidos en el IFEMA identificando cadáveres, juntando todo el valor que pudo en aquellos momentos, subió a la casa de sus padres para entregarles en mano algunos efectos personales de su hijo asesinado. Desde aquél día, su padre, Gabriel Morís, no ha dejado de luchar ni un segundo contra todo y contra todos, en una carrera desaforada por descubrir quiénes y porqué mataron a su hijo. En esta lucha se ha topado con el muro inquebrantable de los políticos de medio pelo, periodistas oportunistas, policías mercenarios, jueces injustos, y lo que es peor, el olvido y la zancadilla continua de quiénes buscaban su descrédito personal como forma de desacreditar a la creciente masa de negacionistas de la versión oficial de lo sucedido el 11-M. Solo Dios sabe a las presiones a las que esta familia ha estado sometida, y sin embargo, hemos podido ver a Gabriel al pié del cañón en todo momento: en las concentraciones, en el juicio, en los medios de comunicación… Chapeau por Gabriel, a quién esta entrega personal en una titánica lucha desigual ha mermado su salud hasta dejarlo en una silla de ruedas.

En el mismo portal que Juan Pablo, vivía Víctor, a quién conozco desde niño debido a que compartimos nuestros orígenes y la profesión de nuestro padre. Víctor se había comprado un piso con su novia Inés, con quién compartía múltiples proyectos e ilusiones que se desvanecieron aquella fatídica mañana de marzo.

El hermano de Víctor estudió conmigo Economía en la Universidad de Alcalá. En otro aula de la Facultad, pero en Empresariales, estudió con nosotros Laura, una chica alta, de melena castaña y ojos verdes, que llamaba la atención de todos los que hacíamos vida universitaria. La siguiente vez que la vi me quedé estremecido. La estaban entrevistando en un medio de comunicación, pero aquella chica espigada, estaba ahora postrada en una silla de ruedas, y aunque había cambiado tanto como para no reconocerla en un primer momento, aún conservaba aquella belleza que nos hizo fijarnos en ella a tantos. Unos meses más tarde me la encontré por la calle, y cual fue mi sorpresa al comprobar que la persona que empujaba aquella silla era Gabi, su novio de antes del atentado, y el padre del hijo no nato que perdió en aquél tren. Si me había sorprendido la valentía de Laura, la entereza de Gabi me conmovió. Lo conocía desde hacía tiempo (de hecho, por casualidad, estaba con él la noche en que conoció a Laura), pero sinceramente nunca pensé que pudiera albergar en su interior semejante calidad humana, y su entereza y vitalidad me llegaron a lo más profundo, y me hicieron reflexionar sobre lo poco que conocemos a estos héroes anónimos.

El día del atentado fue en Alcalá un día de locos: todo el mundo estaba nervioso, la gente intentaba llamar a los móviles de sus familiares y conocidos, pero los móviles no funcionaban bien, incluso hubo un aviso de bomba en la Plaza de Cervantes. Fue precisamente aquí donde se organizó apresuradamente a mediodía un acto de protesta espontáneo. Unos cuantos acudimos a protestar contra los “presuntos” autores de la masacre portando pancartas y algunas banderas de España con crespones negros. No teníamos ningún ánimo oportunista, simplemente queríamos expresar nuestro dolor y rabia contenida. Sin embargo, Bartolo, el Alcalde de Alcalá del PP, no solamente obligó a la policía a que nos quitase aquellas pancartas en las que aparecían lemas explícitos contra los terroristas, si no que además le ordenó al responsable de la policía municipal (delante de nosotros) que nos quitase incluso las banderas de España que portábamos (banderas, insisto, que únicamente portaban un crespón negro). No actuó del mismo modo con las pancartas que portaban los representantes de los sindicatos oficiales.

Luego vinieron las grandes manifestaciones, las concentraciones y los actos de protesta. Entre todo aquel aturdimiento y estupor, la estación de tren se convirtió finalmente en el lugar donde todos los vecinos de Alcalá expresaron su dolor: velas, flores, fotos, poemas, y muchas banderas de España. Así, en todas las estaciones que van desde el Corredor del Henares hasta Atocha, se produjo una catarsis colectiva que cristalizó en una especie de aras o altares colectivos donde cada cual libremente expresó sus sentimientos en forma de todo tipo de exvotos. Creo que fue algo muy positivo, como todo lo que nace de forma natural y espontánea directamente de “la gente”, sin que esté manipulado ni dirigido por nadie. Sin embargo, un día de buenas a primeras, todas estas muestras del dolor colectivo, que en mi humilde opinión, ni molestaban a nadie, ni “herían sensibilidades”, se hicieron desaparecer por parte de los servicios de limpieza del Ayuntamiento de forma escrupulosa.

Entiendo que la sociedad debe curar sus heridas y retomar su actividad habitual tras reponerse de semejante shock, pero hay formas y formas, y a mi me parece que lo que se quiso hacer era dar carpetazo al tema, y “no sublevar a la sociedad”. Es triste, pero para muchos tan solo fue eso, pasar página y a otra cosa mariposa, esperando que el olvido público e institucional hicieran el resto, no vaya a ser que a la gente le diera por pensar por si misma. Paradojas de la vida, la única mezquita (ilegal) que había en Alcalá estaba situada justo enfrente de la casa de Gabriel y Víctor. Me parece curioso el “narcótico social” empleado en aquellos días para que en lugar de quemar mezquitas, la gente se limitó a acudir a estas estaciones y a culpar a Aznar.

Show must go on, y aquí seguimos, sin saber aún a ciencia cierta que pasó aquel día. Aunque una cosa tengo clara: que Aznar no puso las bombas, aunque si fue responsable de haber permitido que 2 millones de personas entraran descontroladamente en nuestra casa, pero que sin embargo, no podían ni pueden criticarle por ello quienes luego han permitido que hayan llegado otros 4 millones de la misma forma.

De todo esto me quedo con la valentía de Laura, la entereza de Gabi, y el tesón de Gabriel Morís… seguro que algún día se sabrá la verdad.

Jesús Domínguez

5 comentarios :

  1. Buen artículo.De lo mejor que he leido sobre el 11-M

    ResponderEliminar
  2. Para, bulgarmente hablando, flipar:


    Una falsa víctima del 11-M vive del engaño desde el año 2004


    El mundo: jueves 11/03/2010 10:40

    Una mujer que nunca estuvo en los trenes del 11-M lleva seis años viviendo a costa de las ayudas reservadas a las víctimas de la matanza. En este tiempo, Lorena Candelario ha recibido la nacionalidad española, un piso de titularidad pública, decenas de miles de euros y la Real Encomienda que reconoce a los afectados por terrorismo. La Audiencia Nacional descubrió en 2006 que mentía y fue imputada por simulación de delito, pero ella siguió reclamando -y consiguiendo- esas prebendas.

    EL MUNDO ha hablado con distintas personas de su entorno familiar y social que señalan que Lorena, de origen ecuatoriano, "sólo pretendía sacarle un dinerito al Estado". Interior ha puesto el caso en manos de la Abogacía del Estado para intentar recuperar las cantidades que considera defraudadas al erario público. Fuentes de ese Ministerio están convencidas de que se trata de una falsa víctima y añadieron que impugnarán otros 33 reconocimientos, aunque matizaron que ninguno de ellos es tan escandaloso.

    Lorena trabajaba el 11 de marzo de 2004 para la empresa Asispa, destinada a la asistencia domiciliaria de enfermos en Barajas. Aquella tarde, acudió con absoluta normalidad a su puesto, según la propia compañía. El registro del ambulatorio de esa localidad madrileña, en la otra punta de los lugares donde sucedieron los atentados, confirma que fue atendida a las 18.40 horas, 11 después de la matanza. Una vez allí, dijo que viajaba en uno de los trenes, que le dolía el hombro y que tenía temblores. Fuentes sanitarias aseguran que los médicos que la atendieron no encontraron ninguna lesión, ni siquiera dolor en los oídos. No tenía nada.

    .........

    -¿Inventado un simple dolor leve y sin encontrársele nada cómo se llega tan lejos?

    -¿Impugnarán otros 33 reconocimientos?
    -¿No tan escandalosos?
    -¿Cuánto menos de escandalosos?
    -¿Y ésta tampoco merece la deportación?
    -¿Se lo quitarán todo?

    Otro episodio más del país de la pandereta.

    ResponderEliminar
  3. Este articulo de Jesus Dominguez tiene triple valor:
    -Jesus conocía personalmente a varias de las victimas y sus familias, el conoce de primera mano el dolor que hay.
    -Jesus es miembro activo de E2000 y siempre ha animado a sus compañeros de partido a no "cicatrizar" el asunto 11-M.
    -Jesus y sus compañeros de Alcalá de aquella epoca son conocedores de que la trama de las cloacas del estado les tenía a ellos en el guión como tercera fuerza posible autora de los atentados. Gracias a Dios en aquel momento la extrema derecha local era tan marginal e inutil en materia de terrorismo para que fueran deshechados del fraude, hoy sabe Dios en que situación estarían estos camaradas.
    Jesus, seguid adelante sois la ultima esperanza para muchos.

    ResponderEliminar
  4. hay algunos que no tenemos la moral extremistas ,como para matar a 192 personas impunemente.

    ResponderEliminar
  5. VAMOS A HACER MEMORIA:
    EL GENERAL PAVÍA, ENTRO EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS A CABALLO.
    TEJERO CON UNA PISTOLA,
    Y ZAPATERO CON LOS TRENES DE CERCANIAS.

    ResponderEliminar