Sindicatos sí, pero estos no

El pasado miércoles 29 presenciamos el fracaso de U.G.T. y CC.OO. en su convocatoria de Huelga General. Hemos podido ver su chulería y amenazas, el rechazo que provocan entre los españoles, los odios que han generado en otros sindicatos (de funcionarios, de conductores del Metro...), sus maneras violentas de coaccionar a los que deciden ignorar sus órdenes y, para poner la guinda, su delirante forma de interpretar los resultados de la participación en “su” huelga.


En un sistema capitalista, que tiende al liberalismo y a desproteger a los más desfavorecidos y débiles, los sindicatos son muy necesarios, al menos para dar una información y un apoyo a los trabajadores que se sientan maltratados por sus empresarios o por la maquinaria del estado.

Pero estos sindicatos están claramente politizados y, lo que es mucho peor, sobredimensionados. Además, mantienen la mentalidad de hace 100 años, de tiempos en que sólo se podían conseguir los avances sociales mediante el enfrentamiento y la violencia. Están caducos, son muy antiguos. En pleno s. XXI, todavía se autodenominan “sindicatos de clase”, su concepción de la sociedad está, a estas alturas, en la “lucha de clases” marxista: “trabajadores contra ricos” (todos hemos podido ver la ridícula visión que tienen de los empresarios en los famosos vídeos de Chikilicuatre).

Pero, ¿quiénes son los trabajadores hoy día? ¿Los millones de funcionarios con empleo garantizado de por vida? ¿Los que trabajan en las fábricas? ¡Pero si en España apenas quedan fábricas! ¿Y los autónomos y pequeños empresarios?, hoy día son estos los que más trabajan, los que más pierden, y los que mantienen a flote nuestra maltrecha economía, ¿quizá lo sean los empleados en la construcción y la hostelería?, seguro, aunque en esos sectores ya no quedan españoles y los extranjeros tampoco son muy dados a luchar por los derechos sociales, más bien se prestan gustosos a rebajarlos.

Los tiempos han cambiado, hay asalariados que ganan muchísimo dinero, incluso lo ganan muchos de los trabajadores de las fábricas, y hay muchos pequeños empresarios que malviven. En plena crisis, en España tenemos un gravísimo problema de intrusión, con millones de trabajadores extranjeros (se dice que más de seis) compitiendo con los españoles por los mismos puestos de trabajo, reventando a la baja los salarios y saltándose todos los convenios, ¡y tenemos cinco millones de parados que parecen no importar a estos sindicalistas! Mientras cobren el paro o ayudas sociales la cosa va bien. Todo se arregla con el dinero del estado. Lo malo es que el dinero del estado se acaba... Son internacionalistas, son socialistas-comunistas. Y son unos sinvergüenzas.

Estos sindicatos están subvencionados por el estado, son unos privilegiados engordados por el propio sistema (hemos leído, y nadie ha desmentido, que en lo que va de año cada una de estas organizaciones ha recibido más de 200 millones de €, en unos tiempos donde las ayudas sociales bajan y los sueldos se recortan, sus subvenciones no hacen más que crecer), también nos hemos enterado por la prensa de las “elitistas” costumbres de sus apoltronados líderes (Fernández Toxo vive en un ático de protección oficial cuando por su sueldo de directivo jamás podría haber accedido a él, y ha pasado sus últimas vacaciones en la clase VIP de un crucero por el Báltico no apto para clases medias… y Méndez es cliente asiduo de uno de los restaurantes más selectos de Madrid así como del palco VIP del Bernabéu, eso sí, el “currante” va a la boda del Príncipe sin corbata).

En una época con cifras record de paro, cuentan con muchos miles de liberados (¿60.000? Tampoco se dice cuántos), es decir, gente que cobra una nómina de una empresa pero no va a trabajar, “trabaja” en labores sindicales. Por si todo esto fuese poco, por el día a día en nuestras empresas, conocemos sus corruptelas, sus cambalaches con los grandes empresarios a cambio de aportaciones a sus numerosas fundaciones (estas cifras no aparecen en ninguna parte, es la parte oscura de su financiación).

Estos sindicatos no miran por los trabajadores, miran por mantener su negocio, que proporciona cientos de miles de sueldos (de estómagos bien agradecidos).

Y con su concepción socialista-comunista de los mercados nos convocan a una Huelga General. Ellos, que han sido cómplices con el desastroso gobierno ZP del derroche que nos ha llevado al borde de la bancarrota. Todos somos conscientes de que, en épocas de crisis, hay que apretarse el cinturón; ellos también lo saben pero tienen que mantener su concepción socialista aunque resulte irreal y aunque nos lleve al abismo. Y siguen aceptando las subvenciones, cada vez mayores, las aumentan año tras año los gobernantes de uno y otro signo para mantenerles tranquilos.

También sabemos todos que U.G.T. y CC.OO. son los mismos que el P.S.O.E., muchos de sus líderes se intercambian cargos entre las distintas organizaciones, todos sabemos que ZP, Pepiño Blanco y Leire Pajín tienen carné de U.G.T. (aunque nos gustaría saber a la federación a la que pertenecen porque no han trabajado nunca…) Hemos visto como, desde sucesivos gobiernos socialistas, les han sacado las castañas del fuego en casos de flagrante corrupción (como el escandaloso de la P.S.V. o el impago de créditos), como les han regalado edificios en compensación por los que supuestamente les arrebató el franquismo (curiosamente, a los anarquistas C.G.T. no les han devuelto nada) y, en estos días, la suave forma de comentar la huelga y dar datos de participación por los ministros, hemos visto también cómo la policía (mandada por los subdelegados sociatas) no estaba donde tenía que estar cuando los piquetes ejercían una violencia digna de grupos antisistema… El P.S.O.E. cuida de sus “compañeros”. Y hemos visto en la televisión a concejales socialistas del ayuntamiento de Sevilla como miembros de un piquete que reventaba el escaparate de uno de esos ciudadanos que trabaja a diario y paga sus impuestos, para que él cobre... Esta quizá sea la imagen que mejor nos muestra la contradicción de este sistema y en manos de quién estamos.

Parece que estos sindicatos caducos están perdiendo afiliados, mientras los ganan sindicatos independientes marginados por el poder (como U.S.O.) España necesita cambiar muchas cosas, pero, entre ellas, necesitamos un sindicalismo realista, sensato, que no enfrente a la gente dependiendo del barrio en el que vivan, que enarbole sin complejos la bandera nacional para defender a los trabajadores españoles y se deje de las banderas rojas, que tenga una visión realista del mundo en el que vivimos, que sea consciente de la situación general del país, que guarden las huelgas para casos desesperados. Y que reconozcan que el dinero del estado es de todos, que todos vamos en el mismo barco y que todos debemos sacrificarnos para mantenerlo a flote, incluidos ellos.

Otra historia es que los políticos tienen pendiente hacer de una vez una ley de huelga para evitar, al menos legalmente, estos excesos y chantajes a la ciudadanía, pero a ver quién se atreve a poner el cascabel al gato (lo mismo les convocan otra huelga…)

Para que esto se acabe, debemos exigir el final de las subvenciones para sindicatos. Por supuesto también las que reciben la patronal y los partidos políticos. Que vivan todos ellos de sus afiliados. O que luchen por sus ideales en sus ratos de ocio, después de trabajar ocho horas diarias... Es una buena forma de palpar la realidad. Así lo hacemos nosotros.

8 comentarios :

  1. Esto es verdad, en mi empresa tienen marginado a USO para que no toque bola, y efectivamente, era su huelga no la de los trabajoadores españoles, ni ninguno en generl

    ResponderEliminar
  2. CCOO=UGT=Los ojos del Guadiana, aparecen y desaparecen a voluntad

    ResponderEliminar
  3. JOSE LUIS ROBERTO HABLARÁ EL DIA 6 EN RADIO RK20, DE 19:00 A 21:00 HRS

    ResponderEliminar
  4. si en Alcalá se sigue este nuevo rumbo,cambiaran muchas cosas ,ir de la mano de la morin,olabarria y algunos otros de E2000 es para vomitar...NO METAMOS AL ENEMIGO EN CASA.

    ResponderEliminar
  5. Me puedes explicar que tiene que ver Yolanda Morín con el asunto de la entrada del blog. Tan solo para que me lo aclares. Y luego si la gente de EyL se quiere adherir a una manifestación que su lema es `` España Una ´´ `` Apuesta por la unidad nacional´´ pues que vayan, como si quiere ir el Partido Popular. Pero de hacer cosas conjuntas y de trabajar juntos aun no se hablado nada. Así que no hagáis un mundo de esto.

    ResponderEliminar
  6. yo no quierio meterme en terreno pantanoso,pero esto suena a maniobra hacia PXC y EYL,si para formar un gran partido quieres ir de la mano se esta gente,con algunos de nosotros no cuentes,me reitero NO METAMOS AL ENEMIGO EN CASA,se que eres un gran persona,no te fies ni de EA ni de EM,son dos pajaros...un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Mira macho veis conspiraciones y maniobras donde no las ahí. Y yo no veo el enemigo por ningún lado. EyL me son indiferentes y PXC como no es mi partido no hablo de ellos por internet, aunque muchos ya sabéis mi opinión sobre ellos y es bastante buena.
    Dejemos pasar el tiempo y veremos lo que pasa, todo con tranquilidad serenidad,calma y sobre todo mucho respeto, que estos días sabemos que esta el ambiente caldeado por internet.

    ResponderEliminar
  8. Y en Francia ya le han hecho a Sarkozi 6 huelgas generales!!!!!!! madre mía si gobernara aquí el PP, que panda de vendidos son los liberados sindicales y los sindicatos

    ResponderEliminar