¿Otra vez? esta película ya la hemos visto...

Juan Antonio Bueno y Rafa Ripoll en una manifestación en apoyo a las víctimas del terrorismo
Tras la aparición en escena de los encapuchados de siempre, con la misma sinvergüenza de siempre y con el mismo desprecio de siempre hacia las victimas de tantos años de terrorismo, no podíamos obviar y dejar de analizar sus palabras y sus acciones, debido al momento en el que nos encontramos y a que todo esto, ya adelantamos que no es algo nuevo, ya lo han hecho y la última vez acabó con el atentado de la T4 de Barajas y con dos muertos.

Queremos dejar nuestra postura, en total consonancia, con el decálogo que la Junta Nacional de España 2000 ha publicado con motivo del comunicado terrorista, en el que recoge las exigencias que se deben hacer a los etarras.

Como se ha venido advirtiendo por parte de los sectores contrarios a la negociación con terroristas, y favorables de la protección de la memoria de las víctimas. Parece que los miembros del gobierno de la nación, se han olvidado de sus compañeros de filas, asesinados por ETA, por plasmar la falta de memoria y escrúpulos de estos políticos profesionales, que saben dejar sus sentimientos (aunque deben tener pocos) al margen, a la hora de hacer política, ya que por muy manchadas de sangre que tengan las manos sus socios, no tienen miramientos ni conciencia, tal y como podemos ver en sus contactos, sus negociaciones y sus concesiones.


Todo responde a un idilio ideológico, ambos son marxistas, el PSOE es federalista y por tanto comprende, apoya y hará todo lo posible para que sus socios vascos logren sus objetivos, ya lo han hecho con la Comunidad Autónoma de Cataluña, en el periodo del tripartito, momento máximo del colaboracionismo del partido socialista con los independentistas y que ha dejado a esta comunidad sumida en la miseria económica, social y con graves problemas de identidad, ya que los dirigentes van por un camino y la sociedad junto a sus necesidades más básicas van por otro.

En vista de los buenos resultados obtenidos por los nacionalistas catalanes y por el PSOE, quieren jugar al despiste con la sociedad y usar la misma estrategia de confusión en la Comunidad Autónoma Vasca. Cuando digo buenos resultados, obviamente apelo a la máxima de lo que es bueno para ellos en consecuencia es nefasto para los ciudadanos.

Los etarras EXIGEN a España y Francia el fin de la “represión”. Pero ni están en condiciones de exigir, ni ellos han hecho caso cuando millones de personas en toda España les pedían en la calle, a gritos, en silencio o con las manos pintadas de blanco que no matasen más, que queremos vivir en paz, no amenazados por el terrorismo cada día. En ningún caso reniegan de su actividad, ya que dicen en su comunicado que la lucha de largos años ha creado esta oportunidad, muestra de su falta de veracidad.
Sería imprudente tomar las palabras de los terroristas como verdades absolutas, aunque para mí ya es imprudente escucharles, no son más que cantos de sirenas, no hay que tratar con terroristas, ellos solos decidieron tomar las armas, ahora si quieren desaparecer que lo hagan, pero del mismo modo que irrumpieron matando, en silencio, asumiendo su derrota, pidiendo perdón a las víctimas y entregando las armas, el reconocimiento público es la única forma de mostrar respeto a las víctimas y sus familiares, no hay otra salida. No vale usar las mismas palabras que hace cinco años, porque todos sabemos que no es verdad, que se consideran vencedores, cuando en verdad están acorralados, gracias a la Guardia Civil, la Policía y la colaboración de Francia.

El problema está en que por conveniencia el PSOE bailó con Bildu-ETA en las elecciones municipales, y éstos les devuelven el favor en las nacionales, un favor por otra parte a largo plazo y mutuo, ya que si se repitiesen los resultados que obtuvo Bildu-ETA, se harían con una nueva fuente de ingresos, de dimensiones considerables para reforzar la estructura de los terroristas, gracias a los escaños que pudieran obtener en el Congreso de los Diputados. Siendo así, el PSOE tendría a sus nuevos amigos en la Cámara, Bildu-ETA que junto a IU, PNV, CIU y ERC formarían un frente separatista, anti-español y anti-España en definitiva que soportado por la inoperancia y la pasividad del PP, llevarán a España a la desintegración y la ruina, más profunda si cabe.

Solo debe tratarse como a personas a quienes respetan la vida de las demás personas, y a los que no, solo hay que presionarles policialmente, evitar que en las calles se enaltezca a los terroristas muertos o encarcelados y lograr un rechazo popular que ya se ha conseguido. Los políticos tienen los medios para hacerlo, lo que dudamos es que tengan la voluntad de usarlos. Estos medios son el cumplimiento integro de las penas, la puesta a disposición judicial de todos los terroristas investigados, así como la negación absoluta de los tratos de favor, y los acercamientos a cárceles vascas. Si sus familias quieren verles que hagan un esfuercito, ya que los familiares de las víctimas mortales de los atentados, por muchos esfuerzos que hagan, jamás volverán a ver con vida a sus hijos, padres, hermanos, mujeres o maridos.

El Gobierno de la Nación está claudicando ante los designios terroristas, no se puede consentir que se burlen así de las víctimas, de sus familiares ni de la sociedad que tantas y tantas veces se ha sobresaltado con un avance informativo, en el que anunciaban un atentado, o que caminando por la calle han escuchado un estruendo, y si, otro atentado de estos indeseables. Todos hemos llorado con los atentados, por ello no podemos resignarnos. Han manchado en general a todos los españoles de sangre y en especial a la sociedad vasca.

Los periodistas y políticos profesionales deberían olvidarse de demócratas contra antidemócratas, que dejen de confundir a la opinión pública, que hablen de TERRORISTAS, que hablen del triunfo del bien sobre el mal, que se olviden de dar cobertura a las conferencias-pantomima que organizan con dinero público para cantar sus bondades a los cuatro vientos, donde invitan al festín a gente que no sabe de qué va la vaina. Dudo que tenga que venir nadie de fuera a explicarnos que es el terrorismo, que es ETA y que tienen que hacer para que haya paz. La paz se obtiene cuando uno firma la rendición, y los que se rindan deben ser los débiles, los malos, no los que sin tomar parte de ninguna guerra, se han visto indefensos y masacrados.

TODOS SOMOS VÍCTIMAS DE ESTE PERIODO DE TERROR,
TODOS TENEMOS LA RESPONSABILIDAD DE NO DESPRECIAR A LAS VÍCTIMAS.

1 comentario :

  1. De los mejores articulos que he leído, muy valiente y muy certero al vincular la estrategia del PSOE con la de ETA.

    ResponderEliminar