¿Qué fórmulas plantea España2000 para salir de la crisis?


Mientras las autoridades económicas europeas e internacionales no se ponen de acuerdo sobre el tiempo durante el que se va a prolonga la crisis y en España los dos grandes partidos ni siquiera se atreven a apostar cómo salir de la misma (que se prolonga ya por espacio de tres años y medio y que algunos economistas sostienen que durará diez años más) España2000 propone soluciones:


En primer lugar las soluciones que ofrece el PP no son tales soluciones sino más de lo mismo: una insistencia en el modelo económico neoliberal en el que el mercado es el rey y el campeón de la partida y en donde el abstencionismo del Estado en materia económica es lo que debería garantizar la buena marcha de la economía. El PP está dispuesto a ceder ante cualquier exigencia de “los mercados” y del “capital” para, así, excitarle a invertir… Por otra parte, el PP nunca ha hablado de subir impuestos, sino solamente de “contención del gasto público” y de “buena gestión”. Es hora de desmontar todos estos mitos.


Los omnipotentes “mercados” no trabajan en beneficio de la nación ni del pueblo español: trabajan en beneficio propio y su tendencia no es a crear puestos de trabajo sino a obtener rendimientos especulativos, no importa dónde. Los “mercados”, el “capital”, están exigiendo mejores condiciones de contratación (es decir, despido libre), menos pagos a la seguridad social, reducciones salariales, etc. Pero nunca, absolutamente nunca, conseguirán a través de estas medidas crear empleo: la deslocalización industrial hace que el trabajador español tenga que competir con el chino que apenas gana 133 euros/mes. Nunca, absolutamente nunca, por mucho que se mejores para el capital, la patronal y “los mercados”, las condiciones de contratación se podrán llegar a estas cifras de salarios de hambre y, por tanto, siempre los productos fabricados en España serán más caros que los que llegan de China.





 Por otra parte, en lo relativo a la “contención del gasto público” hace falta ser también claros. El PP presenta el período Aznar como “ideal” en la materia. No lo fue. El período que media entre 1996 y 2004 fue un ciclo en el cual los errores cometidos por el felipismo (mala negociación con la UE, reconversión industrial con liquidación de sectores enteros de nuestra economía, cláusulas impuestas por Alemania y Francia para que tuviéramos acceso a los fondos estructurales que llegaron inmediatamente) aumentaron. España se convirtió en un país que disponía de dinero (pero buena parte de cuya industria había sido liquidada) para acometer reforma de infraestructuras. En lugar de crear industrias de sustitución, Aznar optó por la vía más fácil: el ladrillo y el turismo. España empezó a dejar de ser España y se convirtió en la República del Calimocho. Zapatero no hizo más que seguir esta tendencia hasta que la burbuja estalló.


¿Cómo un país con un billón de euros de déficit, con la industria en recesión, 5.000.000 de parados, puede levantarse de nuevo? ¿Es ello posible? Sí lo es. E2000 presenta algunas medidas condición sine qua non para salir de la crisis:


- Ruptura con la globalización y el “mercado mundial”. Compete a la Unión Europea emanciparse de la globalización y constituir un área de economía integrada capaz de sobrevivir a los desafíos del siglo XXI desde Portugal hasta los Urales y desde Narvik hasta Chipre.


- Denuncia del Acuerdo General de Aranceles y rearme arancelario y proteccionista para preservar a la industria nacional de la competencia desleal china.


- Gravamen sobre las transacciones económicas internacionales que no sea en absoluto simbólico sino que desanime este tipo de operaciones internacionales que hacen que el capital migre continuamente de un país a otro en busca de más y más beneficios. El capital debe estar ligado a una tierra y estar al servicio de ella.


- Estímulos fiscales a la economía productiva y descenso de la presión fiscal sobre las rentas procedentes del trabajo, mientras, paralelamente, se aumenta la presión sobre las rentas procedentes del capital que deben ser penalizadas.


-Lucha en los foros internacionales contra la existencia de paraísos fiscales. Estos deben desaparecer por completo de la escena internacional.


- Renegociación del Tratado de Adhesión de España a la Unión Europea. Resulta inaceptable que un gobierno español firmara un tratado en el que se nos condenaba a ser una nación periférica especializada en el sector terciario.


- El Estado debe primar la economía productiva sobre la economía especulativa y la producción de bienes y servicios sobre la actividad financiera o sobre sectores de baja productividad (hostelería y construcción).


- Los sectores primario (agrícola y ganadero) y secundario (industria) deben priorizarse sobre cualquier otro. La especulación no crea riqueza: solamente la producción de bienes y su intercambio la crea en cantidad suficiente para que genere empleo de calidad.


- En las actuales circunstancias la única forma de pagar la deuda soberana consiste en que el Estado entregue a los acreedores compromisos de pago en forma de contratos de renegociación de la deuda y que estos acreedores se comprometan a entrega esos contratos al Estado durante un período de 10 años para que éste pueda asumir la construcción de infraestructuras, obras públicas, reindustrialización del país y creación de una banca pública.


- Es preciso sintetizar en un nuevo modelo económico todos estos principios. Este modelo económico sustituirá al catastrófico modelo económico generado durante el período de Aznar basado en ladrillo, salarios bajos, importación masiva de inmigración y acceso fácil al crédito. El nuevo modelo económico debe de basarse en una sólida política e reindustrialización unida a una reforma de la enseñanza, un aumento de la calidad de la enseñanza universitaria que permita un impulso a la investigación y al desarrollo.


Pero ninguna de estas medidas serviría para nada de no procederse a liberarse de lo que hoy constituye una losa para la sociedad española: los 7.000.000 de inmigrantes que llegaron a España entre 1997 y 2011 y que hoy constituyen un peso muerto y un lastre para nuestra economía constituyen la primera partida de gasto de los presupuestos públicos. Sin la repatriación de los excedentes de inmigración, no hay salud económica para nuestro país, ni reforma del mercado laboral en condiciones beneficiosas para los trabajadores españoles.

4 comentarios :

  1. Muy bueno, directo a la raíz del problema, el capitalismo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien explicado, sin paranoias ni palabrería electoralista barata. No hay salvadores en el PPSOE, solo más de los mismo, continúa perdiendo España y los españoles.

    ResponderEliminar
  3. Con esto queda claro que ninguno de los partidos que nos vende la democracia liberal son la alternativa necesaria, tampoco los de izquierdas pues son críticos con el liberalismo económico pero no con todas sus consecuencias y armas, como es, a parte de la deslocalización que se lleva los puestos de trabajo, la inmigración que es su último descubrimiento para traer el tercer mundo aquí y abaratar la producciòn in situ, precarizando el trabajo brutalmente y dejándole al obrero con la opción de aceptar el recorte de derechos y salarios o enviándole al paro.

    ResponderEliminar
  4. Pinty, rojo y patriota14 de noviembre de 2011, 17:24

    Quizas tambien seria interesante hacer saber a las grandes empresas que sin empleo cae el poder adquisitivo y en consecuencia el consumo... no hay que ser Einstein para darse cuenta de que aunque el precio de un producto baje y en consecuencia los beneficios por cada unidad vendida, esto solo funcionara en los productos de primera necesidad, ya que la gente que no tiene poder adquisitivo pues ha perdido su empleo o este esta pobremente remunerado, no gastara un solo euro en productos de lujo... De que sirve que un plasma baje de 900 a 300 euros si no puedes gastarte ni 50 porque los necesitas para comer... A largo plazo (quizas no tan largo) esto sera una realidad, si no que se lo pregunten a Sony y a las PS3 que se estan comiendo con patatas porque han perdido mercado...

    ResponderEliminar