Rafael Ripoll: Entrevista sobre Educación para la Ciudadanía

-¿Qué significa para usted el concepto de” ciudadano responsable” dentro de nuestra sociedad?

En nuestra sociedad actual, la sociedad del consumo al límite y del tanto tienes tanto vales, un “ciudadano responsable” es aquel que se deja empapar por discurso dominante del sistema y lo asume y defiende como propio, no discrepa en público del dogma oficial y condena con gusto y con vehemencia cualquier signo de disidencia políticamente incorrecta.

-¿Cree que el sistema escolar juega un papel importante a la hora de promover la ciudadanía responsable? ¿Y está de acuerdo con es la enseñanza social en el ámbito doméstico (lejos de un centro escolar), por qué?

El sistema escolar juega decididamente ese papel, hoy en las escuelas no se hace ni una sola referencia a valores como el patriotismo, el esfuerzo, el bien común, el derecho a la autodefensa o a la protección de nuestra cultura y cuidado de nuestras raíces. El objetivo es el hombre sin arraigo, que a la larga será el individuo desprotegido y sin derechos frente a las grandes corporaciones internacionales.

Sin duda una alternativa a este tipo de educación es la enseñanza social en el ámbito doméstico, en la que los padres y madres son responsables de la educación de una persona con identidad y no únicamente los señores que dan de comer a sus hijos.



-¿Qué opina sobre el papel que realiza la religión y el cristianismo en algunos centros de enseñanza? ¿Supone alguna mejora la relación entre educación y el cristianismo?

Desconozco “el papel que realiza la religión y el cristianismo en algunos centros de enseñanza”, lo que si sé es que el cristianismo es mucho más que una fe, además de una confesión religiosa es un hecho cultural e ideológico que ha configurado nuestra identidad durante dos milenios y sin el cual es sencillamente imposible concebir la civilización europea, ni pasada, ni presente, ni futura. La Cristiandad occidental y la oriental proceden de aquellas comunidades de paganos griegos y romanos que se cristianizaron en los primeros siglos de nuestra Era.

Uno de los triunfos más buscados por los grandes poderes internacionales es que se considere el Cristianismo tan sólo como una fe, una más de tantas, sin ninguna relevancia histórica especial para Europa, un elemento que, como sólo pertenece al marco de lo privado y personal del que lo practica, por lo tanto, no debe interferir con el ámbito público de la educación. Así, al ser algo que cada cual debe desarrollar en la intimidad de su casa y de su templo, la crítica o denuncia a la religión en cuestión no tendría porque considerarse como un ataque a los fundamentos de nuestra civilización, ni a las identidades española y europea, las cuáles, poco a poco, tras otras minimizaciones semejantes, van quedando reducidas exclusivamente a una cuestión jurídico-administrativa.

-Algunos países nórdicos incluyen el respeto a la naturaleza como elemento a promover a la hora de desarrollar la ciudadanía responsable ¿Cree que es importante? ¿Por qué?

En algunos países nórdicos el concepto de ciudadanía responsable es distinto del que se maneja aquí. No solo incluyen en sus programas educativos el respeto a la naturaleza si no que además potencian fuertemente valores como el patriotismo y la necesidad de la comunidad nacional como principal baluarte para la defensa de sus derechos y de su estado de “bienestar”, en esos países nórdicos saben y transmiten la idea de que el hombre está decididamente ligado a su entorno, física y anímicamente, y por eso es básico el respeto a la naturaleza.

-¿Cuál crees que es el objetivo que quiere alcanzar la política educativa hoy en día?

Sin duda desarraigar y aislar al individuo.

-¿Piensa que en España la Educación para la ciudadanía debería ser una materia independiente obligatoria?¿Por qué?

Pienso que en España la Educación para la ciudadanía está concebida como una herramienta para apartar al alumno de su familia, de su nación, de sus compatriotas, de su entorno natural, y convertir al individuo en un ser neutro y cosmopolita sin arraigo y perfectamente intercambiable; por lo tanto debería ser eliminada tal como está concebida.

-¿Cómo cree que puede fomentarse la participación del alumnado en la vida activa?¿Qué es la “vida activa”?

Si la “vida activa” es su participación en el manejo del rumbo que ha de tomar su nación, lo mejor que puede hacer un alumno es entregarse totalmente al estudio de sus materias, especialmente las relacionadas con las que tiene que ver con sus raíces y con su cultura.

-¿Cree que es importante la participación de los padres en la formación del alumno?¿Por qué?

En tanto que transmisores directos de la herencia cultural que va a recibir está claro que sí.

-¿Para qué crees que es importante la figura de un delegado de clase? ¿Es conveniente su participación dentro del consejo escolar o juntas ?

Un delegado de clase debe ser necesario absolutamente como transmisor de las necesidades educativas de los alumnos y enlace entre alumno y educadores.

-¿A qué nos referimos cuando se habla de la filosofía de un centro? ¿Este concepto afecta en algún aspecto de la sociedad educativa?

Desgraciadamente hoy cada centro tiene su propia filosofía, esto es lo que cada director del centro junto al claustro deciden, caprichosa o ideológicamente, que es lo más importante en la enseñanza de sus alumnos en ese momento. Evidentemente esto es negativo puesto que un alumno a lo largo de su vida educativa puede encontrarse con varias filosofías distintas, incluso contradictorias entre sí, lo que le lleva a una confusión y a una inseguridad absoluta.

-Hoy en día es habitual ver que el alumnado participa en sindicatos y asociaciones de alumnos ¿te parece una buena medida para que los alumnos emitan mejoras en el sistema educativo o para que trasmitan algún tipo de queja? ¿O crees que no deben tener ese derecho y por ello esa labor la deben desempeñar otros organismo de la sociedad?

Si es un derecho, deben tenerlo y ejercerlo. El problema es cuando se ejerce para cuestiones distintas que para lograr mejoras en el sistema educativo.

-En algunos países no hay una gran participación de los alumnos en consejos, sindicatos y juntas de alumnado ¿Por qué crees que ocurre esto? ¿Qué forma de motivación podría emplearse para que los alumnos participaran más y expusieran lo que les gustaría mejorar en el sistema escolar etc.?

Desconozco lógicamente por qué ocurre eso en otros países, aunque es fácil imaginar que ocurre porque o bien los alumnos no tienen necesidad real de mejoras o bien porque ya esos alumnos están tan “domesticados” que no tienen capacidad para solicitar mejoras.

La mejor motivación es sentirse parte importante de la comunidad y por lo tanto luchar por la mejora de esta, pero si la tendencia es separar a las personas de su comunidad, lógicamente habrá cada vez menos personas que no participen en la defensa de esta.

-¿Cuál es el cometido más importante de la educación para la ciudadanía? ¿Y de qué forma se podría extender esta asignatura a las sociedades de otros países que prescinden de ella?

Por resumir lo ya todo dicho respecto a la educación para la ciudadanía:
El cometido de esta es aislar al individuo de su entorno familiar, nacional y natural para moldearle al gusto y la necesidad de las grandes corporaciones y poderes internacionales.

SOBRE LA LOE:

Entiendo que estas cuestiones deben ser, por su especificad, dirigidas a un profesional directamente relacionado con la aplicación de la Ley Orgánica de Educación y que por causa de su trabajo conoce en profundidad todos los aspectos de ésta ley y su aplicación.

*ENTREVISTA REALIZADA POR: GRUPO 172 TURNO DE TARDE GRADO EN EDUCACIÓN PRIMARIA

1 comentario :

  1. desgraciadamente me encuentro en total acuerdo con la denominación por parte del concejal sobre "un ciudadano responsable".
    en cuanto a lo referente a cerca de la asignatura "educación para la ciudadanía" no se trata de otra cosa que de un elemento de presión hacia la Iglesia Católica para el desarraigo tanto de nuestra cultura como de nuestros valores llevándonos hacia una etapa decadente en lo que a la juventud se refiere.
    Igualmente considero absurda dicha asignatura en su fin último, ya que es el día a día lo que nos forma como ciudadanos modélicos; las enseñanzas impartidas tanto por maestros como por los propios padres a lo largo de la etapa madurativa de los niños y jóvenes son los que harán que en un futuro próximo la persona se convierta en ese ciudadano cívico, y no a través de una simple asignatura, que más que educar en valores tristemente parece que es un método de alienación por el cuál se pretende que todos los niños y jóvenes tengo un mismo comportamiento privándoles de su propia libertad de acción, la cuál no debe confundirse con libertinaje.
    en cuanto a la religión en las escuelas dejo una frase que dijo un sabio: "un hombre de estado que vaya en contra de las creencias religiosas de su pueblo está condenado al fracaso". Y con esta frase creo que dejo clara mi postura, de igual modo la explicación es rápida: a pesar de los laicistas es hipócrita decir que España se trata de un país laico, ya que todos objetivamente sabemos que se trata de un país cristiano, y ya no se trata de creencias y fe, sino de una cultura, unos valores y una tradición, y si estos puntos los omitimos a la hora de educar a nuestros hijos, no solo estaremos dando la espalda a nuestra historia y a nuestros propios padres, sino que estaremos destruyendo nuestro futuro.
    Por estos motivos personalmente abogo por la abolición de dicha asignatura ya que en cualquier caso se trata de "educación para SU ciudadanía", y con SU me refiero a todos aquellos que pretenden que olvidemos nuestras raíces y que no tengamos porvenir.
    en cuanto a la LOE mencionar que su simple lectura me provoca náuseas, ya que se trata de una ley sin sentido alguno, como ejemplo os expongo que se trata de una ley que pretende que un niño que haya suspendido la mitad de las asignaturas pase de curso sin mayor problema; se trata de una ley que pretende que todos los niños se tengan que poner al nivel del niño que peor puntuación académica obtenga (para que así no se encuentre discriminado); y se trata de una ley que por competencia básica(término revolucionario para progresistas) pretende que a una clase del primer curso de primaria se le explique que está bien que mantenga relaciones sexuales con personas del mismo sexo( y sinceramente, me da igual con quien mantenga relaciones el niño, lo que es intolerable es que le tengas que explicar a un niño de 6 años que tiene que mantener esas relaciones).

    la actual ley así como toda la política educativa que hoy en día se pretende difundir solo nos lleva hacia la individualidad de la persona así como su propia des-humanización, alejándose de lo que realmente somos: seres sociales y sociables.

    ResponderEliminar