En el 2011, el 75% de los asesinatos en el Corredor del Henares fueron protagonizados por inmigrantes.


2011 deja otra estadística desagradable: el número de muertes violentas en la Comunidad, cifra que se hacía ayer pública. En el total de la Comunidad de Madrid 50 personas perdieron la vida en homicidios, una cifra superior a la de 2010, en la que se produjeron 42 muertes violentas.


Por zonas, la mayor parte de esos 50 asesinatos se produjo en Madrid Capital, con 22 muertes, siendo Puente de Vallecas y Fuencarral-El Pardo los distritos que más homicidios han contabilizado, con tres. En el otro lado, cuatro distritos no han tenido muertes violentas: Vicálvaro, Latina, Retiro y Salamanca.

En el resto de la Comunidad se produjeron las otras 28 muertes, con 20 en la zona Oeste y Sur de la Comunidad, y ocho en el Este. La palma de la región se la lleva Parla, que contabiliza cinco sucesos violentos durante 2011 robándole el cetro a Leganés.


En la Zona Este vivimos ocho crímenes durante los doce meses del año, una cuenta que comenzaba el mismo uno de enero, día en que, según la autopsia, moría un hombre de nacionalidad colombiana y de 53 años que era encontrado al día siguiente por un ciclista en la M-209 de Loeches. El crimen, que tardo seis meses en resolverse, se produjo cuando un padre y un hijo de nacionalidad uruguaya decidieron no pagar a su camello en la noche de Nochevieja, degollándolo y abandonando el cuerpo en la cuneta.

El 7 de Marzo, Marylin Wilson, una británica de 52 años, era asesinada en plena calle apuñalada por su ex pareja, que quebrantó la orden de alejamiento impuesta nueve meses antes. El 5 de abril, Torrejón se conmocionó con la muerte de Viorela Alexandra, mujer rumana de 19 años asesinada por su pareja, que le mostró el cadáver a su padre a través de webcam, y el 13 del mismo mes, era Alcalá la que sufría un truculento suceso: un chico de 24 años era apuñalado en medio de una discusión con una pareja en su casa cercana al Paseo de las Moreras. Al parecer, lo que comenzó como una reunión de dos parejas terminó con una muerte, debido al excesivo consumo de drogas y alcohol.

El 18 de junio la crónica negra volvía a Torrejón, donde un niño de 4 años, Rubén era asfixiado por su madre con una almohada el segundo día de las Fiestas Populares. El 12 de Agosto María Isabel Martínez era apuñalada por su propio hijo, que llevaba dos años en paro después de ser despedido de una cadena de televisión, en su casa de Barajas.

El año terminaba con dos sucesos macabros en Coslada en muy poco tiempo: el 2 de diciembre Milton James, colombiano de 41 años, era encontrado descuartizado en el maletero de su coche, y cinco días después, Rulber Delgado, también colombiano, era asesinado cuando se bajaba de su coche por un hombre que sacó una pistola del interior de un libro.

No hay comentarios :

Publicar un comentario