Ésta es la “reforma dura” de De Guindos

Comunicado de la Comisión de Comunicación de España 2000:


España 2000 rechaza la totalidad de las medidas dictadas por el gobierno Rajoy para reformar la contratación.


El gobierno del PP ha hecho, una vez más, lo que había prometido no hacer durante la campaña electoral: llegar prácticamente al despido libre y empeorar las condiciones contractuales de los trabajadores. Los elementos esenciales de esta reforma tienden todos solamente a un objetivo: abaratar y facilitar el despido y desproteger a los trabajadores hasta extremos increíbles.

Se admite incluso como causa del despido una simple caída en la facturación que ni siquiera habrá que demostrar. La indemnización será apenas de 20 días por año trabajado. Se da un poder prácticamente absoluto al empresario sobre los trabajadores y se liquida prácticamente la figura del convenio colectivo. Se abre la posibilidad de que los contratos a tiempo completo pasen a tiempo parcial… como fórmula mágica ¿para crear empleo?


No hay en todo el paquete de medidas absolutamente ningún elemento capaz por sí mismo de generar empleo y mucho menos para impulsar la contratación de jóvenes.

Los derechos y conquistas de los trabajadores desde los años 50 han sido literalmente liquidados por esta reforma que ni generará empleo ni salvará a las empresas actualmente en crisis, ni estimulará el mercado laboral.

España 2000 sostiene que:

- No se generará empleo hasta que no se reconozca que la única causa por la que el empleo está bajando en España es la globalización y por el consiguiente traslado de las plantas de producción a China y el sudeste asiático.

- Si este es el problema el primer objetivo de un gobierno realista y sensato es emanciparse de la globalización y animar a los gobiernos otros países del continente a que la Unión Europea haga lo mismo, restableciéndose aranceles proteccionistas que preserven los puestos de trabajo en todo el continente.

- La creación de empleo viene ligada íntimamente a la creación de un nuevo modelo económico que sustituya al creado por Aznar en 1996 y que ha tenido como consecuencia el estallido de la burbuja inmobiliaria y la llegada a España de 7.000.000 de inmigrantes. Mientras no se genere ese modelo no habrá posibilidades de generar empleo.

- Una vez más se está haciendo pagar la crisis a los trabajadores en lugar de a quienes la han provocado. Desmovilizados por los sindicatos amamantados en las ubres del poder, temerosos de perder o arriesgar los puestos de trabajo, habituados a realizar los mayores sacrificios, la clase trabajadora y las clases medias están hoy empobreciéndose y uno de cada cuatro trabajadores está ya bajo el umbral de la pobreza.

Por todo ello España 2000 dice:

Esto no puede continuar así. El gobierno Rajoy, como ayer el gobierno Zapatero, están colocando parches técnicos allí en donde es necesario introducir grandes proyectos de reconstrucción nacional. El riesgo del momento actual es que se produzca un estallido social en las calles sin que ninguna organización política o sindical esté en condiciones de encuadrar la cólera de las masas trabajadoras.

Tal como España 2000 preveía desde otoño de 2007, la crisis económica ha ido generando una crisis social que en estos momentos está a punto de alcanzar su cénit y que está empezando a generar una crisis política capaz de llevar al traste al régimen nacido en 1978.

Llamamos a los trabajadores a expresar activamente su protesta por las actuales medidas dictadas por el gobierno Rajoy y a denunciar el papel equívoco de los sindicatos que ya no representan a nadie más que a sus cúpulas subvencionadas.

Llamamos a secundar las distintas protestas que se convoquen en los próximos días y a asistir a los actos que nosotros mismos organizaremos para recordar que en España, lo primero a respetar y a considerar es a los españoles, mucho antes que a los intereses de una industria agonizante y de un capital financiero rapaz y globalizador verdadero artífice de la crisis.

E. Milà. Departamento de Comunicación de E2000 - 10 de febrero de 2012 

4 comentarios :

  1. Cambiemos el régimen12 de febrero de 2012, 15:04

    Este régimen capitalista-globalizador no tiene posibilidad de reforma, sólo puede ser destruido y sustituido por un régimen de política y economía nacionales. La Unión Europea está vendida a la plutocracia internacional, por lo que debemos ir hacia una Europa de las patrias que conforme un marco europeo cerrado de relaciones comerciales y económicas, además de una acercamiento a Rusia, que también es Europa.
    Deben ser cerradas las fronteras y expulsar a todos los inmigrantes, al tiempo que se sustituye el "derecho de suelo" por el "derecho de sangre" para tener la nacionalidad española.
    Se debe volver a la explotación de nuestros recursos naturales, a la consecución de fuentes de energía nacionales y el desarrollo de la energía nuclear.
    Debemos olvidarnos de Estados Unidos, de Asia y del mundo musulmán. Iberoamérica se defenderá ella sola, de hecho no pasarán muchas décadas hasta que se haya hecho, por la vía de la inmigración masiva, con Estados Unidos. Es su problema y, después de todo, "América para los americanos", como decía la "Doctrina Monroe".

    ResponderEliminar
  2. Continuad así, la verdad siempre resplandece y se verá recompensada en las urnas.

    ResponderEliminar
  3. Obviamente, China no puede seguir por el camino por el que iba de forma indefinida. No se sustenta un modelo basado en que los trabajadores hagan 16 horas al dia y tengan 1 domingo libre al mes y todo por 100 euros!!!

    Ya llevan 2 reformas laborales en unos 3-4 años. Ambas reformas en el mismo sentido, reduccion del sistema esclavista. Ambas reformas provocan un aumento de los costes laborales sin que se hayan producido aumentos significativos de eficiencia o productividad en la economia china. Con el agravante de hacer negocios en un sistema totalitario.

    Ahora toca buscar nuevas personas explotables, sea en Vietnam o en Bangladesh o en Nigeria.

    Mientras, nosotros reformamos y reformamos el mercado laboral para acercarnos al modelo low-cost sabiendo que es un modelo que tiene los dias contados en los paises menos desarrollados y que no hay modo de competir con la semi-esclavitud.
    China opta por el fin del modelo low-cost mientras España lo busca con ahinco.

    ResponderEliminar
  4. el final lo dice claramente:

    solo con recorte no se sale de la crisis. Es necesario un cambio de todo el sistema político, judicial, al modelo económico, al de organización del país, el educacional… Nos enfrentamos ante una década perdida al carecer España de las bases para crecer por encima del 2.4%. Esta generación ya está perdida. Solo queda intentar salvar a la próxima.

    El problema es que ni en España ni en la UE hay interés por este cambio porque supone cuestionar lo que hemos estado haciendo DESDE 1978 en el país y en la UE.

    ResponderEliminar