¡Menudo reemplazo estamos haciendo!



En la actualidad vemos en los programas vespertinos como miles de jóvenes españoles con una notable preparación y unos conocimientos excelentes, tales como ingenieros, médicos, etc., se ven obligados a emigrar a otros países como, por ejemplo, Alemania o EEUU. Este tipo de países se han convertido en receptores de esta mano de obra cualificada y que tan poco sabemos valorar en nuestro país. Para la opinión pública esta noticia se trata de una simple anécdota, y no pasa de un simple comentario “esos son los que luego salen en Españoles por el Mundo”. Lo triste es que en un futuro estos españoles serán grandes expertos en sus ámbitos y estarán trabajando en países extranjeros sin que se beneficie su país de origen, y todo porque un día en su país no le dieron una oportunidad.


La razón de este éxodo tal vez sea porque hoy en día esos ingenieros, físicos, etc., no encuentran en nuestro país empresas que necesiten de sus servicios, posiblemente por la situación de asfixia económica que sufren o porque las empresas no reciben dotaciones para I+D, muy prometidas por los políticos de turno. También es posible que sea porque las empresas hace un tiempo que se marcharon a otros países en busca de beneficios fiscales y/o una mano de obra a precio de esclavitud, siguiendo la senda de la mundialización, la cual no entiende de patrias ni de familias ni de derechos de los trabajadores, si no que simplemente entiende de capital y de costes.

Sin querer evaluar las razones del éxodo, lo que la gente debería saber es que los países crecen gracias al capital humano y ese capital humano cualificado no puede reemplazarse fácilmente, y, menos aún, con mano de obra barata y sin cualificar, que es lo que está ocurriendo en España actualmente. Tristemente, al marcharse nuestros jóvenes ambiciosos y preparados, el capital público invertido en su formación no va a poder ser reinvertido en nuestra sociedad; mientras tanto, los países que reciben a nuestros jóvenes con los brazos abiertos, sin invertir ni un duro en su formación han conseguido obtener personal cualificado y apto para las tareas de dirección, diseño, etc., lo que significa un beneficio incuantificable para estos países.

España está dejando escapar a estos jóvenes titulados y los está sustituyendo en la pirámide de población por mano de obra importada, sin cualificar e innecesaria en el 90% de los casos. Este nuevo sector de la población consume multitud de recursos en relación con lo aportado a las arcas públicas. En 2005, una investigación para las Consejerías de Economía e Innovación Tecnológica y de Inmigración de la CAM informa que cada extranjero genera un saldo negativo de 629 € anuales a las arcas públicas. Ciertamente un dato a considerar y hablamos de 2005…

En una época de crisis, de dificultades económicas y sociales, parece bastante más sensato que las políticas sean encaminadas a contribuir a la recuperación económica de nuestro país que a despilfarrar en el gasto público. Por ello entendemos que, la restricción en la entrada de inmigrantes no cualificados e innecesarios, los cuales nos generan un gasto público elevado, junto con el intento de evitar la fuga de cerebros que sufrimos actualmente, deben ser los ejes angulares de las políticas nacionales para la recuperación económica. España no puede ser uno de los países con más paro en Europa y seguir recibiendo mano de obra extranjera no cualificada, mientras que por el otro lado deja escapar a sus jóvenes mejor preparados.

David Hernández. Delegado España2000 Alcalá.

2 comentarios :

  1. Así da gusto, nosotros pagamos las universidades a gente bien cualificada, y se la llevan otros países, con lo que la brecha entre otros países y nosotros aumentará, y paralelamente nos quedamos con lo peor....

    ResponderEliminar
  2. Solo sabemos importar inmigrantes poco cualificados a pesar de ser todos dentistas o médicos, eso ponen algunos de sus títulos obtenidos con unos niveles de calidad mínimos, gente poco preparada que pasara a consumir nuestros recursos sociales, económicos, sanitarios, etc.
    Mal cambio

    ResponderEliminar