Nueva estrategia de los chinos: retoque final

El gigante chino, cuenta con un marcado plan para alcanzar la hegemonía en la toma de decisiones a nivel global, mediante el control de la economía de todos los países del planeta. Como se ha podido observar a lo largo de los años, la República Popular China, ha ido evolucionando desde el Comunismo, en su expresión más sangrienta, que con la excusa de la Revolución Cultural de 1966, persiguió a cualquier persona que destacase por su talento, siendo anulados como personas o asesinados. Esto encandiló en su momento a muchos partidos de izquierda europeos. No se sabe cuántos murieron, se calcula la cifra de unos 20 millones de asesinados. Después, por intereses capitalistas y escondidos bajo un manto de comunismo, asesinaron masivamente a niñas, porque no interesaban como fuerza de trabajo. Y por último han encontrado en la explotación laboral su forma de llegar a todos los rincones del mundo, abaratando productos, a costa de usar materias baratas y a trabajadores en condiciones de semiesclavitud, por un sueldo mísero. Es imposible competir desde una industria como la occidental, regulada y con unos derechos sociolaborales ganados por los trabajadores europeos, que durante el siglo XIX y XX lucharon y protestaron por una dignificación del trabajo y mejores condiciones, acordes con nuestra cultura.



Esta particular globalización china, la cual sufrimos en Alcalá de Henares de un modo muy notorio, ha provocado que el comercio tradicional desaparezca de los barrios, por la indiferencia de los políticos del PP-PSOE-IU, quienes han permitido la proliferación de “tiendas de chinos” en los barrios. Ellos han autorizando durante los últimos años, la apertura de varias de estas tiendas en una misma calle, consintiendo el acoso a los comercios tradicionales, hasta asfixiarles y hacerles cerrar. Estos comerciantes asiáticos imponen horarios y bajan los precios, logrando que los vecinos, opten por ellos, que a pesar de no ser productos de primera necesidad, “si están abiertos, pues bajas a comprar” como se suele escuchar.

Actualmente esta estrategia de sustitución en las tiendas de alimentación y bazares, ha avanzado, el nuevo paso se puede ver en los locales de zona de Cuatro Caños y en Plaza de Cervantes, donde las últimas aperturas han sido de comercios chinos, con apariencia de cadena comercial occidental, dedicados a bricolaje, productos textiles o complementos. Esa apariencia esconde los mismos productos que los bazares de los barrios o los que plagan la Calle Mayor, de baja calidad, fabricados en China y sin garantías. En este nuevo modelo, nos atiende personal no chino, podemos encontrar en algunos de ellos sudamericanos o del Este europeo, hasta que llegamos a la caja de cobro, donde nos espera el propietario o encargado, por supuesto chino.

Estos comercios chinos, ocupan algunos de los más caros locales de la zona centro de Alcalá de Henares, es sorprendente que sean ellos, menesterosos inmigrantes que han llegado buscando un medio para sobrevivir, quienes sean tan osados como para invertir más de 5.000 € en el alquiler mensual, de un local en ese emplazamiento.


Esta es la muestra de la nueva estrategia de la comunidad china, en Alcalá, después de eliminar al comercio tradicional, con tiendas en las que chinos, venden productos fabricados en China, exportados por chinos y consumidos por occidentales, reinvierten los beneficios en nuevos comercios chinos.

Guiados por la comunidad asentada, abren comercios a nombre de jóvenes chinos, los cuales son beneficiarios de los programas para jóvenes empresarios. Pero… ¿de dónde salen estos jóvenes empresarios chinos de aspecto occidental? Se da la circunstancia de que en Alcalá no pocos de esos chinos vienen con visado de estudiante, y algunos de ellos a través de Alcalingua, la cual les busca residencia y les ofrece cursos en español, la cuestión es que muchos de esos “estudiantes” chinos abandonan esas casas o en otros casos ni siquiera aparecen, ¿a dónde van?, ¿a que se dedican? Ahí los tenemos, son los que con una apariencia “más occidental” se hacen cargo de los nuevos negocios y logran abrir el abanico de consumidores que compran sin reparos en tiendas “aparentemente normales” donde los precios, sin embargo, son como los de los bazares chinos. Una sencilla estrategia de markerting que permite el avance y expansión china, con el perjuicio para nuestra economía y para los cada vez menos españoles que regentan comercios en nuestra ciudad, quienes resisten como pueden el acoso de los bazares “Made in China”.



Más artículos sobre el comercio PINCHANDO AQUÍ

10 comentarios :

  1. BUEN REPORTAJE DE INVESTIGACIÓN

    ResponderEliminar
  2. LO ESTOY VOLVIENDO A LEER Y DEBERIAIS DE ENVIAR ESTE REPORTAJE A ALGUN MEDIO NACIONAL O LOCAL Y QUE LO PUBLIQUEN

    ResponderEliminar
  3. hasta el Gambrinus es de chinos, y mucha gente ni se ha enterado

    ResponderEliminar
  4. Lo de la entrada masiva de chinos a través de Alcalingua era un secreto a voces no nos engañemos.
    Su forma de operar es fácil, se buscan familias, preferentemente señoras mayores viudas con pensiones bajas y falta de poder adquisitivo, se les propone alojar estudiantes chinos y firmar una carta de invitación para los estudiantes chinos, cuando dichos estudiantes llegan aquí la mayoría ni se presentan en las casas, eso sí, Alcalingua cobra la estancia a los chinos por adelantado y luego no les paga nada a las familias, pero sin embargo les hacen responsables de ellos por la carta de invitación.

    Lo curioso es que es en la calle Mayor donde están alojados la mayoría de estos niños, viven apiñados en pocos metros como en su país, me enteré que algunos de estas viviendas estaban en la planta superior del restaurante chino y de la tienda de lencería china de la calle Mayor y se lo comenté al inspector de nuestro Ayuntamiento que visita los comercios alcalainos, me dijo que se lo había comentado más gente pero que no servía de palabra que había que hacer una denuncia formal en el Ayuntamiento, pero que pensara que estabamos hablando presuntamente de mafias y el peligro que conlleva.

    Por cierto, que curioso que el Diario de Alcalá nunca haya tocado este tema, la respuesta es sencilla: Alcalingua es el centro de la Universidad de Alcalá donde se imparten los cursos de español para extranjeros, y la mujer del director de Diario de Alcalá era la jefa de comunicación de la Universidad de Alcalá de Henares, hasta que fué despedida a mediados de 2010, por lo que es imposible que no estuviera enterada de estos chanchullos, y claro Naranjito no querrá sacar este tema porque sabe que acabará salpicando a su querida esposa.

    ResponderEliminar
  5. Perdón, hay una errata en mi comentario anterior, quería decir:"la mayoría de estos CHINOS",no niños.

    ResponderEliminar
  6. Seguir ayudandonos a los que tenemos comercios en la calle mayor,sois los únicos que os preocupais por esta invasión,Bartolo pasa de nuestras caras,claro ya sabemos el porqué?socio de LILI,presidenta de los comercios chinos en Alcalá,que no le extrañe que nos pongamos todos juntos para hacer algo en contra suya,como ponerle carteles en los comercios,más quejas a aguirre etc etc.Es cierto que viven en ese restaurante,que en estos momentod estan de obras para abrir tambien un parque infantil,por si no os habiais enterado.
    María la toca huevos.

    ResponderEliminar
  7. En El Ensanche han cogido algún comercio e incluso un bar, en el cual siguen poniendo los mismos aperitivos que antes, ahora su máxima es si algo funciona copialo

    ResponderEliminar
  8. EN JUAN DE AUSTRIA ESTÁ SUCEDIENDO LO MISMO

    ResponderEliminar
  9. En el ensanche es también acojonante lo que está sucediendo, efectivamente

    ResponderEliminar
  10. A mi el que me encanta es el enlace que he puesto

    ResponderEliminar