ALCALINGUA: COLADERO DE CHINOS

(Extraído del semanario PUERTA DE MADRID) Leyendo el número 2.225 del semanal PUERTA DE MADRID, uno se topa con la noticia de que Alcalingua obtiene el distintivo SICTED de calidad turística, indicando que la UAH es la universidad española que más estudiantes chinos recibe. Un dato curioso y que para cualquier vecino no es más que una anécdota, pero les vamos a demostrar que no lo es.


Alcalingua es el centro de la Universidad de Alcalá donde se imparten los cursos de español para extranjeros. Hasta aquí, todo bien podemos pensar, encantados porque existan personas que desean aprender nuestra querida lengua castellana.

¿Qué es el SICTED? Es un proyecto de mejora de la calidad de los destinos turísticos promovido por el Instituto de Turismo de España y la Federación Española de Municipios y Provincias, que trabaja con empresas y servicios turísticos de hasta 30 oficios diferentes, con el objetivo último de mejorar la experiencia y satisfacción del turista. Por este otro lado, parece que también es todo normal, incluso hasta debería de alegrarnos.


El “meollo” de Alcalingua y que aparece como dato anecdótico, es la recepción de estudiantes chinos. Es por todos conocido, el repunte del comercio chino que ha existido en nuestra ciudad y no sólo de las típicas tiendas de alimentación o bazares que podemos asociar a estos orientales, si no de los nuevos negocios regentados por dichos individuos, los cuales han sido camuflados en su aspecto exterior con una apariencia más occidental. Ejemplos de estos nuevos modelos de tiendas los podemos ver en la Plaza de Cervantes y los Cuatro Caños. En este nuevo modelo, nos atiende personal no chino, como sudamericanos o del Este europeo, hasta que llegamos a la caja de cobro, donde nos espera el propietario o encargado, un/a joven chino/a de apariencia más occidental. Gracias a las bondades de la Ley de Extranjería española, muchos chinos que regentan estas tiendas vienen con visado de estudiante, algunos de ellos a través de Alcalingua.

Dentro de la oferta de Alcalingua se encuentra la posibilidad que este centro facilite el alojamiento del alumno en la vivienda de una familia autóctona, con el fin de que el alumno acelere su aprendizaje sobre nuestra lengua y cultura. Antes de la llegada del alumno, Alcalingua selecciona la vivienda y si la familia muestra su conformidad, el estudiante residirá durante su estancia en nuestro país en la casa de turno.

Parece ser que en numerosas ocasiones, muchos de esos “estudiantes” chinos que han contratado este servicio de Alcalingua, abandonan estas casas o en otros casos ni siquiera aparecen, lo que resulta desconcertante, que un joven ilusionado por aprender español y conocer nuestra cultura, renuncie a ello tan pronto. No obstante, la razón está clara, el objetivo de estos “estudiantes” no es el estudio, si no que vienen a trabajar, a hacerse cargo de estos nuevos negocios con apariencia más occidental, aprovechándose de esta forma las facilidades que les ofrece Alcalingua para obtener el visado de forma cómoda y así poder salir de su país, evitando problemas mayores para conseguir la entrada a España.

Considerando que Alcalingua se ha converido en un auténtico coladero de comerciantes chinos que emplean la competencia desleal hacia el comerciante español, que se le haya “premiado” con este certificado, lo único que nos puede producir es vergüenza.

David Hernández

2 comentarios :

  1. por favor, denunciar esto en el Ayuntamiento y si no llevarlo a Interviú porque es una estafa monumental a todos los ciudadanos

    ResponderEliminar
  2. Yo no pienso igual, los requisitos para matricularse en estos estudios no están para cualquiera, además, el perfil de las familias que envían a sus hijos nada tiene que ver con el de pequeños ahorradores dueños de bazares. Tienen más pasta que tú y que yo juntos. Quizá el hecho de ser hijos de papá o del partido único sea la causa de cierto desinterés y falta de motivación; pero aún así bienvenidos sean.

    ResponderEliminar