REALOJOS NI UNO MÁS

El run-run de los Realojos vuelve a sonar en los barrios de Alcalá. Son numerosas las personas, en su mayoría jóvenes, que ante lo sucedido en su día en Espartales “Sur”, dudan sobre su decisión de invertir en la zona de Espartales “Norte”.  A pesar de que el PP dice que no habrá realojos en esta nueva zona de Alcalá, lo cierto es que la gente no termina de creérselo.

Vale la pena hacer un alto en el camino y recordar la historia de Espartales “Sur” y analizar lo allí sucedido. A mediados de los años 90 nos empezaron a vender la moto acerca de una nueva zona de viviendas que se convertiría en el mejor barrio de Alcalá,  un barrio residencial con amplias avenidas y alta calidad de vida, una especie de Edén en el que los nuevos vecinos podrían vivir de modo envidiable. La mayoría de estos potenciales vecinos eran jóvenes parejas de la ciudad, las cuales picaron y se hipotecaron de por vida para vivir en un gueto.


Y es que Espartales Sur contenía desde su nacimiento la semilla de su maldición. A sotto voce, de estrangis, sin que lo supiera el público,  y casi incluso se podría decir que rozando la legalidad y legitimidad, promotores inmobiliarios, constructores y políticos del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid habían planeado y sellado con un pacto de silencio, la inclusión de zonas destinadas al realojo gratuito de población marginal, problemática y conflictiva proveniente del resto de la Comunidad de Madrid. De este modo, a población marginal alógena de Alcalá, en su mayoría provenientes de poblados chabolistas, se les “regaló” un piso en el corazón del nuevo paraíso urbanístico alcalaíno. Esto se hizo conjuntamente mediante la creación de bloques de viviendas ex profeso para estos realojos (viviendas Vivienda de Integración Social VIS), y mediante la adquisición o cesión de algunos pisos en bloques “normales” de vecinos. El resultado más notorio lo ha dado el primer tipo de procedimiento, que ha dado en el norte de Espartales Sur la creación de la denominada “Corrala”, probablemente el foco de mayor delincuencia, insalubridad, y conflictividad social de Alcalá de Henares, donde actualmente conviven familias de diversos orígenes étnicos.

Es así como los realojos han sido una suerte de “chapapote social” que han acabado para siempre con los sueños de muchos vecinos que buscaban en Espartales Sur un lugar tranquilo donde vivir en familia. Las terribles experiencias personales que sufren los vecinos a diario a consecuencia de la problemática derivada de la convivencia con los realojados darían para escribir un tomo de similar grosor al “Quijote”: “mi hija no puede coger el autobús en ninguna de las paradas, ya que hay unos moritos que no dejan de acosarla” nos comenta con amargura Rosa,  o como nos escribe Juan “en clase de mi hijo solo hay tres españoles, y esa gente tienen al profesorado intimidado”, o A.R. a quién han robado el coche 4 veces.

La mano ejecutora de los realojos en la Comunidad de Madrid ha sido el celebérrimo Instituto de Realojo e Inserción Social (IRIS), quién antes de acometer su “obra maestra” en Espartales Sur había empezado a realizar realojos de manera puntual en pisos baratos a lo largo y ancho de Alcalá de Henares, y que tras su culminación, siguió realojando, especialmente en la zona de Reyes Católicos.

Como suele suceder en estos casos, la respuesta popular fue directamente proporcional al engaño al que los compradores de pisos de esas zonas habían sido sometidos. Se produjeron manifestaciones espontáneas de vecinos, y como siempre en estos casos, todos los políticos locales se opusieron “públicamente” a esta situación, apelaron a un mayor control, y prometieron prontas soluciones para los vecinos. Canalizaron todo ese descontento social hacia donde les interesó, y una vez controlado y acallado, no hicieron absolutamente nada… bueno si, el IRIS en su enorme magnificencia envió a equipos para fomentar la convivencia social. Suena a cachondeo.

El resultado final es que la Comunidad de Madrid se ha convertido hoy en día en una Meca para los inmigrantes ilegales que buscan una casa gratis, como por ejemplo los gitanos rumanos, y que el IRIS de Esperanza Aguirre y de Gallardón ha logrado un efecto llamada difícil de parar.

Hoy en día la práctica totalidad de los compradores de vivienda están al corriente de lo que significa “Realojo” y su efecto es similar en el mercado de vivienda residencial al de la peste. Es por esto que estamos asistiendo a una fase de dulcificación intensiva de la imagen del IRIS y de los realojos por parte de la Comunidad de Madrid, quienes están gastando ingentes cantidades de dinero en intentar cambiar la percepción que sobre este fenómeno tienen los potenciales “sufridores” vecinos del mismo. ¿Habrá más realojos en Alcalá? Sin duda alguna si, pero con otro nombre o bajo otra denominación, por lo que desde España 2000 nos comprometemos a estar atentos y denunciar cualquier tipo de movimiento extraño, y hacemos un llamamiento a la colaboración ciudadana.


Jesús Domínguez

7 comentarios :

  1. Teneis toda la razón , yo junto con mi mujer y dos hijos estamos destinados a vivir en espartales los 32 añitos que nos quedan de hipoteca , conviviendo con lo que no hay escrito. Yo os he votado por ser el único partido que dice las cosas tal y como son. En las próximas elecciones yo junto con algún vecino os ayudaremos en la campaña en nuestro barrio para ver si de una vez por todas conseguis más de un concejal y limpiais el barrio .Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Comentario anterior, me veo reflejado en tus palabras.... otro más

    ResponderEliminar
  3. Que los realojen en La Moncloa

    ResponderEliminar
  4. y encima lo venden como que es algo social y bla bla bla, cuando lo que pasa es que alguien se está llevando pasta por todo esto: constructores, bancos, ayuntamientos, todos

    ResponderEliminar
  5. habéis dicho la verdad. Lamentable que muchos ciudadano de Alcala estén ciegos y sigan votando en las elecciones a partidos que con sus actos llenaron este municipio de guetos de trafico de droga y todo tipo de delincuencia. Un buen articulo

    ResponderEliminar
  6. Los ciudadanos siguen estando ciegos, alcalaínos que han sido engañados por políticos, donde al lado de sus viviendas se instalo un gueto de delincuencia marginal. parece que los alcalaínos se siguen creyendo las mentiras y tretas de los políticos a quienes siguen votando. (se podían haber llevado este gueto donde viven esos políticos, pero ya sabeis que ellos hacen todo lo contrario de lo que predican a ti te piden que seas solidario, etc) nada mas hay que recordar lo que hicieron con los pisos de Avenida del Ejercito, la integración ahí esta. unos estupendos pisos fueron regalados en parte a quienes ya sabeis, a gente que no aporta nada a la sociedad española y lo único que ha generado son problemas. sigo pensando que aquí los ciudadanos alcalaínos no tropiezan una vez, sino dos y tres... veces en los mismos errores.

    ResponderEliminar
  7. Este país es una tomadura de pelo , está claro que lo de la integración es un cuento chino . Queda muy bonito cuando llegan las elecciones decir por televisión que han realojado a personas con necesidad y lo único que consiguen es destruir barrios
    y hacer que la vida d elos vecinos sea un verdadero infierno . Qué es lo que ha pasado en Reyes católicos ?? han dejado meterse a gentuza y tienen al barrio aterrado , gente mayor que ha trabajado toda su vida para tener un piso y ahora ven como gitanos y calaña que jamás aporta nada a la sociedad ni lo harán , porque esa gente no ha nacido para convivir ni pagar impuestos únicamente para recibir ayudas o
    estar por encima de cualquier ciudadano que se comporte cívicamente .´
    El que tenga dinero que se vaya de allí lo antes posible ningún político va a hacer nada por ayudarles . Este páis ya está condenado y barrios de alcalá van a ser igual que las 3000 viviendas de Sevilla . La justicia es demasiano blanda con gentuza que no respeta nada y que lo único que les va a parar es un buen palo ...con ellos las palabras no valen se rien en la cara d ela policía porque saben que no les pueden tocar . Este país es de risa ... bueno a disfrutar de la inmigración que aún lo peor está por venir y no digáis nada de los gitanos que rápido os dicen racistas .

    ResponderEliminar