Ni en Barcelona, ni en Madrid, ni en ningún lugar de Europa: NO A EUROVEGAS


Las autoridades políticas de Madrid y Barcelona compiten estos días por “bailar con la más fea”, se trata de conseguir la adquisición de  un proyecto que pretende crear en nuestro suelo un falso paraíso de gigantes de cristal y acero, un inmundo bosque de rascacielos destinados a cambiar para siempre el panorama paisajístico y social de nuestra tierra. Alcorcón, Valdecarros y Barcelona son los lugares elegidos por el magnate norteamericano Sheldon Anderson como posibles espacios donde ubicar la llamada “Eurovegas”, “una especie de puticlub” en palabras del banquero vasco Mario Fernández, un avance de la globalización extrema, del capitalismo salvaje y de la especulación, según nuestro parecer.

Para Jaime García-Legaz (PP), secretario de Estado de Comercio, así como para Francesc Xavier Mena (CIU), conseller de Empresa y Empleo de la Generalitat de Catalunya, se trata de un proyecto a defender que traerá progreso y trabajo, por ello se entrevistan estos días con Andrew Tottenham, Project manager de Vegas Sands Corporation para hacer más atractivas sus respectivas zonas y conseguir el asentamiento de esta especie de paraíso fiscal y avanzadilla colonizadora en nuestras tierras.

 Pero "EuroVegas", lejos de suponer una solución para la crisis como creen algunos, supone un agravamiento de las condiciones que nos han llevado a la misma. Eurovegas toma como referencia el modelo americano y ultracapitalista de libre mercado y libre circulación de capitales que deja al Estado como mero árbitro intermediario persiguiendo un tipo de gestión que beneficia únicamente a intereses privados en detrimento del bien común, haciendo creer a la población que esta nueva cesión de derechos sociales y económicos a favor del capital puede frenar la crisis. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, la instalación de este engendro globalizador, paraíso de especuladores, usureros y mafiosos donde gastar cantidades extremas por personas y organizaciones parasitarias de todo tipo, supondrá en primer lugar la pérdida irremplazable de un suelo público que es de todos, una demanda energética e hídrica para su mantenimiento del todo insostenible y de imprevisibles consecuencias, un aumento del 7% de residuos y un coste millonario en infraestructuras turísticas y de trasporte que inevitablemente irán en detrimento del gasto público en inversiones de necesidad como la sanidad, la educación o el apoyo para una necesaria creación de industria nacional. Pero además tendrá como consecuencia un impacto ambiental notable que supondrá la pérdida irreparable de lugares de alto valor ecológico como los bosques de la zona de Alcorcón o el Delta del Llobregat, algo que nadie podrá pagar con dinero y que supondrá un lastre de impredecibles consecuencias para nuestros descendientes. Por otra parte, los promotores del proyecto ya han exigido a las respectivas autoridades políticas una modificación en las leyes fiscales y laborales que se traducirán en beneficios fiscales intolerables que nuestro país dejará de percibir en esta época de recortes, y en una imposición de condiciones de mano de obra barata y recorte de condiciones laborales, algo que conocen muy bien en Estados Unidos y vamos conociendo poco a poco en Europa, un pretexto legal que supondrá un peligroso riesgo para futuros cambios en la legislación laboral. El multimillonario Andelson y los estrategas de Las Vegas Sand Corporation saben muy bien lo que hacen al elegir nuestro país como lugar para sus experimentos de especulación y explotación, saben que hoy España es un país extremadamente vulnerable con autoridades políticas claudicantes y sometidas, algo que favorece su proyecto de manipulación del marco normativo. 

Eurovegas supondrá para España, en el supuesto de que finalmente sea aprobado, una profundización del modelo de la globalización, al trasladar un pedazo de los Estados Unidos más capitalistas a nuestra tierra, un modelo cuyos resultados conocemos ya desgraciadamente, aunque no sus últimas consecuencias. Mientras, las administraciones públicas sometidas  redirigen sus recetas contra la crisis hacia el nefasto camino de las “fórmulas mágicas” que favorecen las inversiones extranjeras a cambio de la pérdida de soberanía en nuestro suelo para sacar adelante macroproyectos que solo beneficiarán a los especuladores de siempre a costa de la cesión de nuestros derechos, de la pérdida de soberanía y de manipulaciones legislativas en su propio beneficio.

Eurovegas es una trampa y no una solución, como lo fueron la “burbuja inmobiliaria”, la imposición de la especulación inmobiliaria, las obras faraónicas con las que los políticos de turno nos han endeudado y la flexibilidad en  los créditos bancarios, cuyas consecuencias pagamos ahora. Ni siquiera se trata de tapar un parche, los objetivos van mucho más allá. Tras las cortinas de humo de este proyecto se encuentra un grave peligro que propiciará un paso más en el proceso de adquisición ilegítima del patrimonio de la comunidad popular y de esclavización y tiranía que la oligarquía financiera mundial ha elaborado y puesto en práctica para nuestro pueblo sin ninguna resistencia y con la complicidad de políticos ineptos y traidores.

Por todo ello, los identitarios decimos NO A EUROVEGAS, ni en Madrid, ni en Barcelona ni en ningún lugar de Europa.

No hay comentarios :

Publicar un comentario