Por un gobierno fuerte que defienda a los españoles


Tras casi 8 de meses de gobierno “popular”, los problemas se están multiplicando para el ejecutivo de Mariano Rajoy, incapaz de adoptar medidas convincentes para sacar a España de esta gran depresión económica que estamos sufriendo. Parece ser que sus únicas medidas fueran las de obedecer las ordenes de la troika comunitaria, deseosa de saldar la deuda con nuestro país, sin que ello suponga comprometerse en la defensa de España, uno de los estados miembros de la Unión Europea que está siendo atacado por ser considerado línea de flotación del euro. 

En todo proceso de crisis, la aversión al riesgo de los inversores crece y es normal que éstos prefieran la seguridad a la rentabilidad. En este sentido las noticias alarmistas en cuanto a la situación económica de nuestro país provenientes de la prensa económica, bancos y agencias de calificación de riesgos anglosajonas (Fitch, Moody´s y Standar and Poor´s), así como el apetito especulador de los Hedge Founds de capital británico y norteamericano, no son meras casualidades. Todo ello responde a un plan premeditado de ataque al euro con el fin de fortalecer a un dólar debilitado, que ante la incertidumbre y el riesgo, actúa como única moneda refugio. Un hecho patente después de que el Banco Central Suizo haya intervenido el franco y el Banco de Japón no sea de fiar por los inversores, careciendo otras monedas de suficiente liquidez. 

Antes del estallido de la crisis Subprime en septiembre de 2007, ya se vislumbraba un nuevo orden mundial postglobal donde iba a primar la multipolaridad. En concreto en el año 2003 estallaba la guerra de Irak como consecuencia de que Sadam Hussein iba a hacer las transacciones petroleras en euros y no en dólares. Un hecho que ponía en peligro la estabilidad del imperio norteamericano, acostumbrado a crear dinero de la nada para despilfarrarlo, sin que ello supusiese un incremento desmesurado de su inflación, ya que todo dólar estaba garantizado por el poderío militar de ese país y su posición de gendarme mundial. 

La ocupación militar de Irak, más que garantizar la producción de barriles de petróleo y la moderación del precio del crudo, lo que originó fue una resistencia de la población a la invasión (como también ocurría en Afganistán, ocupado dos años antes), creándose un auténtico agujero negro en las arcas públicas norteamericanas. Ante una situación así, y con la inflación en crecimiento constante, la FED se vio en la obligación de ir subiendo los tipos de interés paulatinamente, lo que finalmente generó el pinchazo de la burbuja financiero-inmobiliaria en el año 2007. 

Con la llegada de la gran depresión a occidente hace cinco años, los países BRIC en crecimiento, así como otras potencias regionales (como Irán), se dieron cuenta de la fragilidad de Estados Unidos, un gigante con los pies de barro. En este sentido, en el año 2009 Rusia y China propusieron la creación de una cesta de divisas que sustituyera al dólar como moneda de referencia mundial. Este hecho perjudicaba especialmente a China con más de 2 billones y medio de dólares en reservas, pero parece que la debilidad del dólar preocupaba más a las autoridades chinas. 

Ante un dólar con serias dudas a nivel mundial sobre su viabilidad, unas materias primas más caras y un euro cada vez más fuerte, Estados Unidos debía intervenir para evitar su supeditación a China (en tanto el ciudadano norteamericano seguía siendo un potencial consumidor) o su colapso, sin que ello supusiese una nueva intervención militar que en aquellos momentos se hacia inviable. Y es en esta situación, que las finanzas anglosajonas decidieron atacar al euro. ¿Y por qué pensaran los lectores?: pues porque el euro-dólar es un par de divisas que suele tener una correlación inversa, por lo que toda bajada del euro suele conllevar un fortalecimiento del dólar y viceversa (tanto de lo mismo pasa con el oro). Lo normal es que en una situación de incertidumbre y crisis, el euro y el dólar australiano salgan perjudicados ante divisas refugio como el dólar, el yen y el franco suizo, cuanto más si se agita la cosa con alevosía y premeditación. 

El primer ataque contra el euro no lo recibió España, sino Grecia. El banco norteamericano Goldman Sachs ayudó a falsificar las cuentas públicas de ese país estando en el gobierno el partido Nueva Democracia, curiosamente, el partido elegido por la troika comunitaria para gobernar actualmente Grecia en coalición con el PASOK y el partido izquierdista DYMAR(el caso del bombero pirómano). Cuando se tuvo constancia del engaño, estalló la crisis griega que apunto ha estado de llevarse por delante al euro. 

Una vez fue intervenida Grecia, los arietes especulativos han sido dirigidos contra España e Italia. Por lo que respecta a nuestro país, las malas noticias sobre la economía española emitidas por la prensa y los agentes económicos anglosajones, han conseguido que los inversores huyan haciendo aumentar el interés de los bonos, algo que aprovechan los Hedge Founds para especular en el mercado secundario bajo la protección de los denominados CDS. Dentro de este contexto, los banksters españoles también se aprovechan, pues el dinero que les presta el banco de España al 1% para activar el crédito, lo utilizaban realmente para comprar deuda española a un interés más elevado, lo que les reporta unas suculentas ganancias. Un hecho que nunca ha sido denunciado por el Banco de España, pues con ello se gana tiempo aunque se cree un círculo vicioso de difícil salida. 

Y es así como empezó a crecer el interés del bono español a 10 años con respecto a un bono alemán que no paraba de bajar (un hecho que se conoce como aumento de la prima de riesgo), lo que permite a Alemania financiarse casi gratis, mientras que la financiación de una España deficitaria se hace inviable a medio plazo. 

La única solución al respecto vendría con la creación de los famosos eurobonos(en Estados Unidos hay estados mucho peor que España, pero que carecen de estos problemas de financiación al acogerse a un único bono), pero Ángela Merkel no está por la labor, pues si el bono a 10 años yanqui baja su tipo de interés, el alemán también, y lo que tiene que hacer España, según Merkel y la troika, es reducir su déficit mediante recortes en el estado del bienestar, reformas laborales, incumplimiento de convenios y subida de impuestos. Parece una broma después de que la Unión Europea haya exigido a España desde antes de 1986 reconversiones industriales, cuotas lácteas, eliminación de cepas o privatizaciones de empresas públicas estratégicas. Si España tiene hoy un problema de producción, en buena medida es por culpa de una Alemania que nos desindustrializó y nos dejó sin campo, ganadería y pesca. Y si España tiene hoy un problema de deuda privada con Alemania y Francia, en buena parte se debe al dinero que nos dejaron para que les compráramos sus productos que ya nosotros no podíamos fabricar. Por todo ello los españoles se merecen un respeto. 

El problema es que en España tenemos deportistas valerosos, competitivos y triunfadores, pero carecemos de políticos con coraje que defiendan los intereses de los españoles. A nivel local, podríamos poner el ejemplo de UPyD, celebrando de forma entusiasta el día de Europa el pasado 9 de mayo cuando Alemania y Francia, mirándose al ombligo, preparaban los ajustes que debía implementar el gobierno para que España no fuera expulsada de la zona euro. A nivel nacional, servirían de prueba el inútil de ZP y el pusilánime de Rajoy, incapaz este último de plantarle cara a la troika comunitaria cuando España tiene la sartén por el mango, pues es un cerdo bien cebado que puede echar por tierra toda la economía mundial si deja de pagar la deuda (lo de cerdo es en referencia al calificativo peyorativo de PIIGS, que así es como nos llama la finanza inglesa junto a Portugal, Irlanda, Italia y Grecia). 

A nuestro modo de ver, la situación está muy clara en este sentido, o se muere luchando o se muere de rodillas, no hay posiciones intermedias en estos tiempos convulsos que nos ha tocado vivir. Se debe exigir a Bruselas una solución a uno de nuestros males endémicos, el paro, si quieren que sigamos pagando la deuda. Y para solucionar esta problemática no nos sirve con una reforma laboral que permita una reducción de la jornada laboral (imitando a Alemania precisamente), pues los sueldos de España son bastante más bajos que en Alemania y una reducción complicaría el pago de las obligaciones hipotecarias a miles de familias españolas. Lo que España necesita es menos recortes, así como más industria, más ciencia, más campo y más pesca. Hay que hacer entender a los hombres de negro de Bruselas que las medidas “menos malas de Rajoy” sólo van conseguir ahogar la economía generando más cierres de empresas y más paro, lo que va a ocasionar nuevos impagos y un agujero mayor a las entidades crediticias, quedándose cortos los posibles 60.000 millones de euros de ayuda europea a la banca que ha avalado Rajoy en nombre de España. El famoso rescate del que los diputados del PP no quieren oír hablar. 

Otro de los males que sufre España, es el de acoger a cerca de 7 millones de inmigrantes, muchos de ellos en el paro, pero que siguen recibiendo diferentes subsidios y produciendo un gran gasto social en educación, sanidad y seguridad. En este sentido hay que ser explícitos con Bruselas, si nos impiden la deportación de los excedentes migratorios en paro para ajustar nuestro mercado laboral, deberá correr la UE con los gastos que estos inmigrantes originen en España. 

España 2000 no va a consentir que los españoles paguen por una crisis que ellos no han generado, bajo la presión de la pinza de una Alemania obsesionada con la inflación, pero que se financia casi gratis, y unos EEUU que desincentivan nuestra compra de deuda con el fin de evaluar su moneda, prosiguiendo así con sus políticas keynesianas. España 2000 puede entender que EEUU busque la salvación de su nación en franca decadencia, pero España 2000 no puede comprender que a España le estén dando la espalda sus socios europeos, que luego pierden el culo gastando dinero en guerras y conflictos diplomáticos en favor de los intereses de esos mismos que atacan al euro a través de España. Europa se debe interrogar sobre qué genera más deuda, si la creación de eurobonos o el conflicto diplomático con Ucrania, las guerras de Libia y Siria, la amenaza islamista del norte de África o el boicot al petróleo iraní. Y sobre todo, Alemania se debe preguntar por qué diferentes Hedge Founds y medios de comunicación empiezan a hablar de burbuja en el bono alemán y no en el norteamericano. 

La visión que tiene España 2000 de Europa, diverge ampliamente de la que defienden los burócratas de Bruselas o políticos nacionales como Avendaño, Rubio, Zapatero o Rajoy. La Europa que defiende España 2000 no deja tirado a sus socios, ni mira primero sus intereses personales al bien común. La Europa de España 2000 tampoco busca el enfrentamiento entre diferentes países europeos por intereses ajenos, fomentando la creación de un gran espacio de paz y prosperidad que abarque desde el faro de Orchilla a Vladivostok. 

En cambio, las personas que componen España 2000 no se sienten representadas por esta Europa que pretende que los españoles sólo tengan, como mucho, unas alpargatas y un plato de comida en la mesa (como diría el difunto Fraga). Si es así lo que pretenden, preferible es salirse del euro aunque ello conlleve un corralito por la devaluación que seguirá a la creación de la nueva peseta. Ya habrá tiempo de vincular nuestra moneda al euro, la plata o al oro de nuestras reservas, si es que al final nuestros políticos no regalan dichas reservas a la Unión Europea. Teniendo en cuenta el precedente de Solbes vendiendo un 40% de nuestras reservas de oro a 669 dólares la onza, cuando hoy la onza está cercana a los 1600 dólares, todo puede ser posible. 

La salida del euro, sería mala en un principio, por la devaluación, pero no tanto a la larga. Nuestra deuda aumentaría, pero ya no sería pagada. La inmigración sobrante podría ser deportada. Las exportaciones se verían favorecidas y es muy probable que en unos años España estuviera en crecimiento, como lo está Islandia a día de hoy.¿Quizá sea por eso que no quieren ver fuera de la eurozona a Grecia?. 

Como venimos sosteniendo en este análisis, la troika comunitaria tiene mucho que perder si España deja de pagar su deuda privada que desean hacer pública. Sin el pago de la deuda Alemania, Francia y toda la eurozona posiblemente se hundirían, teniendo que dar explicaciones de ello a su ciudadanía. Por ello consideramos indecente la actitud de claudicación del presidente del gobierno Mariano Rajoy. Él sabe perfectamente que sí puede hacer más, pero no esta capacitado porque es un cobarde. Prefiere que su pueblo coma tierra. Eso sí, las SICAV o el Senado seguirán ahí. 

Por todo lo dicho en párrafos más arriba, queda claro que ni a Alemania, ni a Francia, ni al conjunto de la UE, les interesa una salida del euro de España. Pero en última instancia a EEUU tampoco, pues la UE es uno de sus principales socios comerciales y una disolución de ésta acabaría afectando al país norteamericano. Los yanquis sólo buscan forzar el rescate total de España e Italia por parte de la UE, como antaño se hiciera con Portugal, Grecia o Irlanda, con el fin de debilitar económicamente a la Unión Europea y a la propia Alemania. En efecto, un rescate de España e Italia conseguiría una paridad euro-dólar, así como una caída de la demanda del bono alemán con el consiguiente incremento de su interés. De esta manera, fomentando la incertidumbre y el caos financiero, EEUU atraería inversores para comprar su deuda y su moneda, fortaleciendo ésta y financiándose a un interés más bajo; todo ello sin renunciar a incrementar su gasto público para reactivar su economía. Así, lo que Estados Unidos no ha conseguido con la guerra convencional, lo alcanzará con la guerra económica. El problema es que la troika comunitaria no se da cuenta de la jugada de sus “amigos”. 

Ante esta situación España 2000 pide a todos los españoles su confianza de cara a las próximas elecciones, porque ahora, más que nunca, España necesita un gobierno fuerte que defienda a los españoles. Y hasta que llegue ese momento, no cabe otra opción que la protesta en la calle, porque recordemos, ni a la UE ni a EEUU les interesa una España que no pague su deuda. De ahí las últimas declaraciones del FMI, en donde este organismo muestra su preocupación ante la posibilidad de que los sucesivos recortes peperos no sean asimilados por el conjunto de la población, generándose con ello una gran tensión social en el país. Por eso hablan de aplicación gradual. Como dijo Buda: si una cuerda se tensa demasiado se rompe y si no se tensa lo suficiente no suena. Ese es el dilema de los que quisieron ser amos y señores del mundo.

M.A.B.  España2000 - ALCALAINOS.ES    

2 comentarios :

  1. Borrados comentarios por no ser acordes con el tema tratado en esta entrada.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, yo pienso que España debería seguir una politica similar a la de Islandia,perseguir a los corruptos, que devuelvan el dinero robado.

    Y enseguida empezariamos a crecer.
    No es que yo entienda mucho de economia, pero me gusta la perspectiva de España2000.

    Creo que la mitad de los inmigrantes deberían ser repatriados a sus Países de origen, así dejarían de mandar dinero que tanta falta hace aqui, sus Países de origen,,, además dejarían de ser un lastre para los Servicios Públicos... Se aprovechan de estos, no cotizan, trabajan en la economia sumergida, y la mayora de ellos no aportan nada,,, además traen mucha inseguridad a nuestras calles.

    ResponderEliminar