De Sexo, Mentiras y Cheques Restaurante. II Parte



El pasado jueves 6 de junio el Diario www.eldigitalcomplutense.es en su sección de opinión “El Rincón del Alcalaíno Impenitente” publicaba un artículo que nos permitimos reproducir por su importancia.

A destacar el último párrafo.




De Sexo, Mentiras y Cheques Restaurante. II Parte

Los rositas, son otros de los grandes damnificados. Y es que con el pacto de la calle colegios, les han dejado en pelotas. Pero ¡¡¡Señores!!! seamos honestos eso no se hace. 7.000€ en cheques restaurante en dos años es mucho dinero, demasiado dinero para que estos señores traten de decir que se han tomado un menú un día sí, y al otro también. No se puede ir de Apóstol de la honradez sin predicar con el ejemplo, independientemente de que hayan picado el anzuelo que les han lanzado. Mal por los magentas. 7000€ dan para mucho y quién no nos dice que – y esto es un ejemplo- que un avispado hostelero no cobra 6.000€ por poner un salón al servicio de los magentas para celebrar un mitin. Que más le da al hostelero cobrar en cheques restaurante o en cash. Pues la comisión del cheque restaurante la suple inflando un poquito el precio del alquiler y problema solucionado. Pero lo mejor de todo viene de los azules, que se han gastado bastante más dinero que esos 7.000€ en repartir un panfletillo y publicar en diferentes medios lo malos, malos que son los rosas. Y la firma viene del grupo Municipal, flipo, y nosotros pagando impuestos………… ¡¡¡QUE PANDA!!!

Los magentas – por ahí los llaman mas jetas- han sido unos cándidos desde el principio al final. En Julio fueron unos “cándidos” y eligieron los cánticos de sirena de Javier Bello. Le faltó tiempo a Avendaño para decirle a Pilar Fernández que tendría que esperar tres años más para cambiar la ciudad. Eso fue justo el día antes de ese famoso epitafio que evalúa la talla moral de las personas: “El papel lo aguanta todo”. ¡¡¡Vaya si lo aguanta!!!

Javier Rodríguez quizá haya tenido un papel correcto. Ha hecho lo que ha podido. Le ha faltado marcar los tiempos y algo de velocidad, pero si quería ser Alcalde tenía que ser ahora. En su haber figura su victoria en la asamblea local, lo cual le ha aportado algo de legitimidad, ya que seguía con su marchamo de paracaidismo desde el año 2006. Aunque los estatutos del PSOE establecen de manera clara que no se podrá volver a presentar, habrá que verlo.

Por otro lado, la oposición de Eusebio no ha sido la que muchos esperaban. Los socialistas madrileños – de los que Eusebio es parte importante- dejaron claro que no querían moción, pero que harían lo que los complutenses dijeran. Los complutenses hablaron, y Romero, Aguirre y Cristellys no pusieron el más mínimo problema a la moción estampando una firma que únicamente era duda de una Pilar Fernández que falsamente había exigido una unidad. Los socialistas no han quedado tocados. Eusebio ha permanecido todo lo al margen que podía permanecer, y Javier Rodríguez ha luchado lo que ha podido.

El horizonte socialista ha quedado fijado para finales del año que viene, en el que Javier Rodríguez tendrá que jugarse nuevamente su nominación a la Alcaldía – ahora cuenta con el apoyo de las bases-, o si por el contrario, el partido decide nombrar a otro candidato mediante un procedimiento de primarias.

Me queda el último, y es ese concejal que levantó la suspicacia – también la mía- de todo el mundo cuando entró en el consistorio, me refiero a Rafael Ripoll de España2000 que ha mantenido una postura honesta y distante del conflicto. El manifestó que no consideraba bueno un cambio para la ciudad y punto. Se ha abstenido en las dos investiduras que se han celebrado hasta ahora y no se ha querido mezclar en los espurios combates que se han celebrado en el terreno político de la ciudad. No se le puede poner mácula, le pese a quién le pese.



2 comentarios :

  1. Me alegro de haberos votado , sois los únicos ...Un saludo y seguid así .

    ResponderEliminar
  2. Todas estratagemas nada más que demuestran lo desgraciados que son los políticos y su interés en perpetuar su poltrona. Javi Rodríguez no sé como no dimites después de fracasar de esta forma. Menudo espectáculo tan penoso!

    ResponderEliminar