Al fin, limpieza municipal en Jovellanos

La calle Jovellanos está entre la avenida de Caballería Española y la calle Lope de Vega. Diariamente sufre las meadas de los botelloneros establecidos en la cercana plaza de Santo Tomás de Villanueva, cuyo rastro es permanente porque el concesionario municipal de limpieza viaria apenas pasa por allí. Por eso el miércoles día 30 de octubre seis vecinas salieron con escobas para raspar el suelo, las columnas y los portales de la zona, echando agua con jabón y lejía. Precisamente en aquella tarde sí pasó un servicio municipal de limpieza: el del concejal de España2000, Rafael Ripoll, que vino con otros militantes de España2000, quienes también trajeron materiales de limpieza.

Desde hace tiempo la calle Jovellanos es usada como urinario público por individuos que hacen botellón nocturno en la contigua plaza de Santo Tomás de Villanueva. Parte del vecindario ha tenido el valor de dirigirse a esa gente para llamarles la atención pero ha sido en vano: “Con la excusa de que no hablan en español y no entienden lo que les pedimos, siguen actuando igual. Compran las bebidas en un local que abre hasta las tantas de la noche”.

Así las papeleras de la plaza de Santo Tomás de Villanueva siguen llenas de litronas y otras botellas sobre un suelo ya ennegrecido. Pero estos botelloneros dejan una huella peor aun que la vecina calle Jovellanos, a la que acude a hacer aguas menores e incluso mayores. Escogen la calle Jovellanos porque está soportalada y –para taparse aun más- lo hace tras las columnas. En definitiva, justo donde no llega la lluvia.

Aun así una residente indica: “Peor es en verano, con un olor tal que no podemos abrir las ventanas. ¡Ni siquiera yo, que vivo en un séptimo! El suelo siempre está pringoso y las columnas corroídas por la base. Hemos ido a la concejalía de Medio Ambiente, pero el servicio de limpieza viaria sigue sin pasar por aquí. Por eso hoy salimos a limpiar nosotras”.

Efectivamente, en la tarde del miércoles día 30 de octubre media docena de vecinas salieron a lavar su calle con cubos de agua, escobas para frotar, jabones líquidos y también lejía: “¡Para que se les ponga morada la cara la próxima vez que meen!”. También participaron en la limpieza el concejal Rafael Ripoll y otros militantes de España2000, a quienes las vecinas habían anunciado su iniciativa y el problema que sufren. Ellos limpiaron siguiendo los consejos de las vecinas y por los rincones que les indicaban, sobre todo en la caseta que alberga el depósito de agua corriente para el barrio.

El colmo llegó cuando estaban limpiando en un lado de la calle y un individuo se puso a mear enfrente. Fue pillado pero se escabulló rápidamente entre los insultos de las vecinas, algunos en la lengua natal del infractor.

Después de la limpieza continuó pese a la dificultad de la tarea: “Por más que rascamos, no sale. ¡Es suciedad añeja!”. Sin embargo dejaron la calle y sus portales limpios y desinfectados –al menos hasta las próximas visitas-.

No satisfechos aún, continuaron lavando alrededor y en la acera de la propia plaza de Santo Tomás de Villanueva, ahora ante las narices de los propios botelloneros. Una de las vecinas dijo: “Igual de cerca que la calle Jovellanos tienen el descampado junto a la pasarela sobre la vía férrea. Allí mearían más a gusto y ocultos”. Pero un ser incívico no es racional.

Fuente: PUERTA DE MADRID

1 comentario :

  1. Hasta ahora los concejales de Alcalá lo máximo que agarraban con la mano eran los canapés de los saraos que organizaban mientras agrandaban la deuda municipal. Ahora hay un concejal que si es necesario coje la escoba sin que se le caigan los anillos. Gracias y seguid así que hay mucho que barrer en esta ciudad.

    ResponderEliminar