UPyD: la gran decepción

Hace unos años que en el panorama político español ha surgido con relativa fuerza unas nuevas siglas, se trata de UPyD (Unión Progreso y Democracia) que trata  de ser una fuerza de progreso (progres) según sus propias palabras, formada por una señora cuyo currículum profesional sólo figuraba el haber sido secretaria de Nicolás Redondo Terreros y que, como en esta España del caciquismo fue enchufada hasta ser consejera  del gobierno vasco con el PNV.

Durante sus años de consejera no se le conocen simpatías patrióticas, de hecho en su despacho sólo se adornaba con la bandera del PNV instaurada como bandera vasca (la Ikurriña). Cuando en el congreso del PSOE, que aupó a ese indigente intelectual llamado Zapatero, se le desplazó de las listas y empezó a maquinar su salida. Las constantes traiciones de Zapatero y su nulo sentido del estado hicieron que orientara su brújula en un sentido patriótico para darle cuerpo a su nueva formación. Los primeros pasos de esta formación indujeron a la esperanza a muchos españoles que veían la creciente decadencia de la partitocracia de eso que ahora llaman PPSOE. Pronto todas esas esperanzas se han visto diluidas en una formación que sólo aspira a mantener en los privilegios de la casta a Dña. Rosa Díez, conocida en el PSOE como “La Pelos” por sus extravagantes diseños de peluquería.  Esta formación si bien se ha nutrido con intelectuales, han sido los oportunistas de toda laya los principales beneficiarios de la misma al comportarse como el resto de lacayos de ese partido en busca de un lugar a la sombra de la cacique Dña. Rosa.

Los bandazos que ha dado ese partido son propios de toda formación donde el poder importa más que las ideas o los proyectos.

Una falsa idea de lo nacional

Una gran parte de los medios situados a la derecha en este país sobre todo los autodenominados “Liberales” han hecho una gran cobertura de UPyD y de sus cacique Dña. Rosa Díez identificándolo con un nuevo partido nacional y patriótico. Nada más lejos de la realidad, como también han indicado ellos mismos en su propaganda, en algunos de sus intelectuales más señalados el antinacionalismo (caso vasco) es una simple coartada para la defensa de una globalización cosmopolita y apátrida, es el caso del filosofo Sabater una de las almas mater de ese proyecto.

En los propios anuncios de UPyD salía el DNI de su lideresa (¡Cómo no!) y el lema: “Lo que nos une”, una gran verdad para ellos, el principio de nacionalidad es un simple acto administrativo que se para en la concesión de una identificación (en los países anglosajones ni siquiera existe). Eso hace que para ellos un congoleño al que se le concediera ese carnet sería más integrante de España que un hijo y nieto de españoles nacido en Tolouse.

Esa percepción de la nacionalidad propia de países de nuevo cuño como EEUU, en países europeos no deja de ser una aberración, un país no sólo es la población que se registra o que mediante un acto administrativo o un contrato social se vincula al mismo. Para este pensamiento no hay antepasados.
Esta idea que tiene sus orígenes en la nefasta filosofía roussoniana del contrato social, que hace a los hombres intercambiables como si de mercancías se tratara.

Otra idea presente muy claramente en su ideario es la de España como justificación de una democracia constitucional, según ellos nuestro país no tiene sentido nada más que como ente constitucional, ignorando los siglos de historia donde eso no ha sido así y remitiendo la esencia de la nación a un texto constitucional de menos de 40 años de historia.

Esto hace que un partido patriota y social como España2000 sea objeto de sus furibundos ataques, en el fondo no hace más que confirmar que su castillo de naipes liberal-jacobino, no es más que eso una cobertura al nihilismo, que no consideran a España como lo que es un pueblo o conjunto de pueblos que ha estado unido a lo largo de la historia (Por lo menos desde Roma) sino  un conglomerado ordenado bajo una ley escrita hace 40 años, para este viaje desde luego no hacían falta alforjas.

Esto hace que su postura ante la inmigración sea “Cuantos más mejor”, una postura suicida que esconde un profundo desprecio ante la identidad europea y que lo único que puede provocar es el hundimiento de nuestra cultura, nuestra forma de vida y en definitiva, nuestra civilización.

UPyD y el poder

Pero para comprobar cómo funcionan en la práctica estos "defensores" de tan altos "ideales", podemos tomar el ejemplo de lo acontecido en la segunda ciudad más grande de Madrid, en Alcalá de Henares. Aquí UPyD cuenta con 2 concejales, a los que los tema de gestión y orden les deben ser ajenos, ya que estos dos señores "idealistas", han hecho la jugada "terrenal" de meter como gasto seis mil euros gastados el Grupo Municipal de UPyD en Alcalá de Henares en 'tickets restaurant' entre 2011 y 2012.

Este pequeño escándalo, en nada comparado a los de Bárcenas o a las mariscadas sindicales de UGT da una idea de lo que podemos esperar a futuro de este grupo con una idea de España confusa y con una serie de ideas mezcla y batiburrillo del PPSOE.

La regeneración de España desde luego no podrá venir de gentes que han sido beneficiarios del sistema y que sólo aspiran a seguir en el poder, a lo más que tendríamos son unos parches para darle oxígeno a un régimen moribundo como lo es el de la constitución de 1978, sobre todo viniendo de un conglomerado de ex políticos profesionales y vividores de toda laya cuyo único objetivo es vivir a costa del presupuesto.

Creemos que nuestro deber como patriotas es alertar ante este nuevo espantajo de un régimen antinacional que ante su propia decadencia inventa estas posibles salidas en falso.

Manuel P.

1 comentario :

  1. bueno ya sabemos de que partido viene esta señora y cuales son sus meritos.
    Entre sus meritos es querer legalizar la marihuana. Por eso encuentro explicación a quien vota a UPD, porque hay que estar muy fumado

    ResponderEliminar