Rafael Ripoll en la mesa redonda de "El Heraldo de Alcalá"

El sábado 11 de Enero, Rafael Ripoll intervino en una mesa redonda organizada por el periódico digital “El Heraldo de Alcalá”.

La mesa redonda versó sobre las excarcelaciones de etarras que se han producido desde que el 21 de Octubre de 2013, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, derogara la llamada “Doctrina Parot”.

En el evento compartieron mesa con Ripoll, Francisco José Alcaraz, presidente de la asociación Voces Contra el Terrorismo, Juan Carlos Rodríguez, abogado de la mencionada asociación, así como la presidente de la Asociación de Ayuda a Víctimas del 11 M, María Ángeles Domínguez.

Ripoll realizó un análisis certero de la actual situación de liberación de etarras, explicando que ETA tiene como principal finalidad el ataque y la destrucción de la nación española, por todo ello, es un tema que concierne a la defensa nacional, y por tanto, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos es incompetente por razón de la materia, así como calificó de error político-legislativo del estado español el no modificar el Código Penal. Además, Ripoll se refirió a la Abogacía del Estado como una de las principales fuentes del problema, ya que la abogacía del Estado no recurrió el fallo del TEDH alegando falta de competencia objetiva del mismo para conocer de asuntos relativos a la defensa de nacional de España. 

Por último y sólo a modo ilustrativo, expuso el cese de dichos abogados del Estado, ordenado por Soraya Saenz de Santamaría, en el BOE de 18 de octubre de 2013 (es decir, dos días antes de conocerse el resultado del fallo) y refrendado por el Rey, lo que acredita que el Gobierno de Mariano Rajoy y la Jefatura del Estado ya conocían de antemano cuál iba a ser el resultado del fallo judicial de Estrasburgo.

Para consultar la crónica completa y el reportaje del acto, pincha aquí.

1 comentario :

  1. Interesante puntualización acerca de la actuación y nombramientos en la abogacía del estado una de las claves del vergonzante asunto. Ante ello ya no se pueden consentir muestras de ese nocivo corporativismo que exhibe el estamento con demasiada frecuencia porque ni con él puede justificarse una jugada tan vergonzante. Gracias sr. Ripoll por alzar la voz ante ello de tal modo que ni la afonía pudo detener la fuerza de sus palabras
    (Cuídese esa garganta que queremos seguir oyendo lo que nunca dirá la casta corrupta y traidora)

    ResponderEliminar