Archivada la denuncia de una marroquí a su marido por retención ilegal y malos tratos en Alcalá

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Alcalá de Henares ha decretado, tras un juicio rápido, el archivo provisional de la denuncia realizada por la marroquí Oudyane E., de 19 años, contra su marido y compatriota, Joaquín A. B. de 38 años, nacionalizado español y natural de Marruecos.

La mujer le acusó de retención ilegal, de malos tratos, de no permitirle ninguna comunicación con el exterior y de tenerla continuamente vigilada. Sin embargo, en un auto, el juzgado considera que no hay indicios suficientes que prueben y den credibilidad a su testimonio. Por ello, deniega también la orden de protección que solicitaba.

Salía a la calle y llamaba a su familia

El auto subraya que la mujer tenía un teléfono móvil con el que llamaba a su familia, que salía a la calle y, en ocasiones, sola. Además, explica que ella no presentó ningún parte de lesiones que confirmara que era golpeada ni a ningún testigo.Por ello, el Juzgado de Violencia decretó el sobreseimiento provisional de las actuaciones, si bien cabe interponer un recurso.

Joaquín A. B., fue detenido el día 19 a las siete y media de la tarde por la Policía Nacional. Pasó a disposición judicial el 21 por la mañana y tras el juicio rápido, quedó en libertad sin cargos. No ingresó en prisión, como informó ABC por error. Tiene un antecedente por maltratar a una expareja en abril de 2009 en Madrid. Su madre y su hermana, arrestadas también en un primer momento, tras declarar en comisaría se marcharon a casa.

Oudyane E. denunció que se casó por poderes con Joaquín, tras pagar éste 3.000 euros a sus padres en una «compra» camuflada como dote. En su luna de miel en Portugal empezaron los problemas, al ver fotos en el ordenador de su marido con otras, según su relato. Ante sus quejas, fue agredida, un episodio que se repitió después en España, en donde permaneció 20 días recluida en la casa de su suegra y de su cuñada.


Tenía prohibido, incluso, asomarse a la ventana, le restringían la comida, le quitaron la documentación y la dejaron con lo puesto y un pijama. Después, indicó que logró escapar en un descuido, y que gracias a la ayuda de una desconocida que hablaba francés, pudo ira comisaría a denunciar.

Fuente: ABC

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada