El patrimonio de los alcalaínos, un yacimiento de empleo

Alcalá de Henares es Patrimonio de la Humanidad desde 1998, un galardón que conlleva la responsabilidad de proteger y especialmente potenciar el patrimonio de la ciudad. Para ello se creó un Consorcio que canaliza las subvenciones que el hecho de ser Patrimonio de la Humanidad otorga a la ciudad para el mantenimiento y desarrollo de los bienes Patrimonio.

Alcalá de Henares tiene un potencial turístico impresionante, casi 1 millón de turistas llegan a Madrid cada año los que se suman a la población de la CAM, que nos lleva a los 7 millones de potenciales turistas. De esos 7 millones no logramos captar 500.000 visitas a la ciudad.

Falta de un plan atractivo para atraer turistas. Falta de ideas y falta de conocimientos por parte de los gestores, así como un estancamiento total de los estudios y excavaciones, que provoca una falta de interés de las universidades. Uno de los principales motivos es la externalización de los proyectos de excavación y restauración.

El actual modelo de gestión

Fracaso, descontrol y despilfarro

Se han destinado casi 2.000.000€ + unos 120.000€/año de los fondos europeos para planes de formación y escuelas-taller (Auxiliares de arqueología y restauración o reconstrucciones 3D). Reduciendo un yacimiento arqueológico de 58 Ha y todos sus recursos en un aula formativa del Servicio de Empleo y en varios edificios cerrados como el Centro de Interpretación o el Centro de Arqueólogos.

Falta de control de objetivos y resultados

¿Los gestores consideraban como dinero perdido todo lo que les llegó hasta 2013? Todo indica que así era, la mayoría de los proyectos que conformaban estos cursos formativos, acababan siendo realizados por empresas externas para poder presentarlo en el plazo, porque los alumnos y profesores no lograban realizarlos. Multiplicando el gasto.

Nula apertura

La escasa relación formal que existía con la UAH, desapareció con el despido de la mayoría de los profesores asociados. Quedan vínculos con varios másteres de universidades madrileñas. Pero no existen relaciones con el MAR ni con universidades extranjeras, que abren puertas a proyectos de investigación financiados por la UE, o como las de EE.UU, que pagan por realizar proyectos de excavación e investigación.

Las campañas de verano no se contemplan y las relaciones con los recursos que ofrecen la topografía, o el dibujo digital parecen asustar. Un yacimiento anclado en la metodología de los años 90. Pero modernizado en cuestión de externalización, ya que todos y cada uno de los proyectos salen a concurso para que empresas privadas los desarrollen.

Comparativa con otros países

Pompeya en 2012 recibió 105.000.000€, pero aún así la mala gestión hace que se caigan a pedazos algunas de las edificaciones. Sin un modelo claro de gestión acabaremos siendo como Pompeya, que a pesar de las inversiones se cae a pedazos.

Propuestas

España2000 cuenta con propuestas claras, que buscan integrar nuestro importante patrimonio en la economía de nuestra ciudad, dando a la arqueología el valor que se merece y conseguir que nos situemos como un referente turístico mundial:

  1. Es necesario un Plan Director, un proyecto para los próximos 10 o 15 años, desarrollado por expertos en gestión patrimonial, arqueólogos, arquitectos y economistas, para marcar áreas de intervención prioritaria, tanto de excavación como de conservación, para conseguir un territorio musealizado, coherente y atractivo para los investigadores y visitantes, al mismo tiempo que se preserva el patrimonio.

  2. Desarrollo de un mapa arqueológico, para poder contar con una base de datos fiable, real y actualizada. Algo que parece ser muy útil para el conocimiento científico y se antoja necesario para evitar expolios y pérdidas patrimoniales.

  3. Agilización de las excavaciones e investigaciones, como ocurriera en Mérida, que se simplificó el proceso burocrático mediante el Decreto 93/1997, de 1 de julio, para la regulación de la actividad arqueológica, concediendo al Consorcio de la Ciudad Monumental Histórica-Artístico y Arqueológica de Mérida la exención de presentar las solicitudes.

  4. Búsqueda de financiación más allá de los fondos públicos, recurrir al patrocinio de empresas, como en el caso de Atapuerca, donde las fundaciones de Repsol, Iberdrola o San Miguel participan en la financiación de los proyectos de investigación y conservación del yacimiento.

  5. Creemos que sería conveniente desarrollar una embestida al estudio de los materiales extraídos en los últimos 20 años, almacenados en los distintos almacenes de Complutum. Para después continuar con las excavaciones.

  6. Los trabajos de investigación, conservación y restauración, deberían estar dirigidos por profesionales cualificados y al mismo tiempo desarrollar convenios de colaboración con universidades españolas y extranjeras para mantener la actividad durante todo el año. Mientras que en las campañas de verano se podría ofertar practicas en las que los estudiantes serían alojados y alimentados como ocurre en la mayoría de las excavaciones que se llevan a cabo en los últimos años. En algunos casos llegan a pagar por excavar.

  7. La inclusión de cursos formativos de calidad y de alto valor tecnológico, o bilingüe puede determinar un importantísimo incremento en la actividad investigadora y hacer viable el proyecto científico para los próximos 10 o 15 años, alcanzando un momento del proyecto en el que se pueda gozar de contrataciones de investigadores gracias al patrocinio privado y la financiación pública.

  8. Desarrollo de un programa de expansión turística que introduzca la ciudad en los circuitos de turoperadores mundiales. Suponiendo esto un beneficio no solo para la arqueología, también para la economía local.

No hay comentarios :

Publicar un comentario