Nos esperan de nuevo las urnas, Alcalá está en juego

El 22 de mayo de 2011, gracias a la confianza de 4.541 alcalaínos llegamos al Ayuntamiento de Alcalá de Henares, con la máxima de las ilusiones y el mayor de los compromisos que adquirimos durante la campaña electoral. Ese compromiso no era otro que defender los intereses de los alcalaínos por encima de cualquier cosa, incluso de intereses partidistas y sin entrar en batallas de siglas que no benefician a ningún ciudadano.

Nuestra consigna era clara, acabar con la miseria política que sufría la ciudad y recuperar el esplendor y el respeto que nuestra querida Alcalá merece. Han convertido nuestra ciudad en un barrio de la capital, en el hermano pequeño de ese Madrid para el que nada contamos.

Desde el principio de la legislatura hemos sufrido un boicot absurdo de todas las fuerzas políticas, queriendo truncar nuestra ilusión y la de la gente que confió en nosotros. Pero no lo han conseguido. A pesar de haber rechazado sin debate alguno nuestras más de 100 mociones en los Plenos del Ayuntamiento y otras tantas en los “plenillos” de los Distritos, no han hecho más que aumentar y fortalecer nuestro compromiso y nuestra ilusión, nuestras ganas de querer cambiar esta nefasta representación política que sufrimos los alcalaínos.

Aun sin contar con el poder necesario para sacar adelante las mociones, hemos visto como el equipo de gobierno, meses después de haberlas presentado España2000, y haberlas rechazado por unanimidad, se han realizado. Cada vez que eso ha ocurrido, lo hemos celebrado como una pequeña victoria, nuestra presión canalizando el descontento de los vecinos ha surtido efecto a pesar de tener un solo concejal.

Teniendo solo un concejal hemos conseguido logros importantes, pequeños, pero importantes. Hemos demostrado que se acabó el gobernar sin oposición, que se acabó ser una oposición descafeinada e ineficaz. Hemos puesto nerviosos a los que llevan años en la poltrona y en esta campaña electoral que empieza van a usar todas sus armas, morales e inmorales, para desacreditarnos. Nos llamarán de todo, nos insultarán e intentarán humillarnos.

Ante este escenario más que previsible solo podemos hacer una cosa, unirnos todos, dar otro paso al frente y gritar más fuerte todavía, ¡Los españoles primero!

Si queremos evitar una nueva legislatura donde la ciudad vuelva a sufrir 4 años de parálisis política, debemos decirles a los corruptos, a los que llevan años y años hundiendo nuestra ciudad, ¡que se vayan!, se tienen que ir de este ayuntamiento, que dejen que los vecinos recuperen los derechos que les han usurpado, que recuperen la soberanía de su ciudad, y que nuestra querida Alcalá recupere la alegría de antaño.

No queremos más corruptos, no queremos más enchufismos, queremos recuperar nuestra ciudad, queremos recuperar el respeto a los derechos de los alcalaínos, Alcalá merece ese respeto. 

Jesús Padilla

4 comentarios :

  1. Qué casualidad, ahora Alcalá existe, Rivera e Iglesias nos harán el honor de visitar nuestra ciudad, precisamente cuando estamos completamente abandonados, a la deriva políticamente hablando.

    Iglesias a hablar del futuro multicultural que nos espera si sale elegido, como premiará a los empresarios que contraten a inmigrantes, y ahora más comprometido en ello ya que su nueva compañera sentimental es marroquí, Dina Bousselham, su ex alumna y ahora su asistente personal en el Parlamento Europeo.
    Apoyará los realojos que se han hecho recientemente en la sombra en Nuevo Alcalá, entre ellos la familia marroquí cuya esposa viste burka ante el asombro de los vecinos.

    Rivera es inteligente, muy inteligente, por eso viene a la ciudad más golosa de la Comunidad de Madrid, claro está que el PP ha perdido su último tren con la lista hecha desde Genova con completos desconocidos aquí, tren al que se va a subir Rivera y según las encuestas será la gran sorpresa en las próximas elecciones.

    ¿Qué nos queda? que los alcalainos voten inteligentemente por el bien de nuestra ciudad, España 2000 merece el voto de las personas inteligentes y valientes que aún quedan en Alcalá, han demostrado ser cercanos, siempre ha respondido a todas y cada unas de las llamadas que se les ha hecho, han limpiado calles, ayudado a familias necesitadas, han luchado por el comercio local, por el medio ambiente, ..., y lo único criticable es que busquen el bien y la prioridad de los españoles en España.

    Que el Kebab de la Plaza Cervantes o el Maxi China del Corredor sólo contraten mujeres rumanas es normal, que España 2000 ayude a familias españolas es racismo, curiosa la vara de medir de algunos.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, en la Nueva Alcalá hay una mujer con burka, es impresionante, va a comprar al Ahorramás de allí.
    Ya hemos empezado, ahora con "potemos" aquí Alcalá marroquí.

    ResponderEliminar
  3. Dina Bousselham llegó con 18 años a España a estudiar una carrera subvencionada por todos los españoles, en la universidad uno de sus profesores era Pablo Iglesias, su admiración hacia él la llevó a unirse a Podemos, y ahora además de pagarle España sus estudios le estamos pagando un sueldazo todos los españoles como asesora de su pareja en el Parlamento Europeo.
    Una carrera meteórica con ventipocos años la de la nueva novia de Iglesias, cuando nuestros hijos universitarios se han tenido que pagar sus carreras y marchar fuera de su país a limpiar water en Inglaterra, prácticamente igual que esta señorita ¿o no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues para más desconcierto sobre por donde va Podemos añadir que la asesora personal de Pablo Iglesias perteneció en Francia al Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), una formación de centroderecha marroquí fundada en 2007 por Fouad Ali el Himma, el gran amigo del rey de Marruecos, para rejuvenecer a la clase política y al país, pero sin hacer reformas democráticas.
      Con 22 años acabó siendo elegida, secretaria general adjunta de la sección francesa del PAM.

      Ahora sin embargo se ha pasado al extremo contrario, es el brazo derecho de Iglesias en la Eurocámara, un puesto avalado por la matrícula de honor que obtuvo en su carrera, curiosamente fué su profesor Pablo Iglesias, ahora novio y jefe, quién le dió esa matrícula de honor.

      Eliminar