España2000 pedirá en el pleno de octubre medidas contra las ocupaciones ilegales

El concejal de España2000 en el Ayuntamiento de Alcalá, Rafael Ripoll, defenderá en la sesión de pleno de la corporación municipal que se celebrará el martes 17 de octubre una moción en la que pedirá medidas contra las ocupaciones ilegales en Alcalá, concretamente las que hay en el entorno de Reyes Católicos y Ntra. Sra. de Belén. Ripoll pedirá aumentar la presencia policial en esa zona y desarrollar una estrategia de presión policial, política y social frente a las ocupaciones y las mafias que se dedican a alterar la convivencia en barrios humildes y decentes. Ripoll propondrá que se coordinen las acciones con el decanato de magistrados para lograr la mayor efectividad y evitar la entrada de mafias en pisos y locales vacíos, además de informar a las comunidades de vecinos de los derechos que tienen como colectivos afectados por estas ocupaciones y las medidas que pueden llevar a cabo.

España2000 quiere que estas estrategias sean incorporadas otras zonas de la ciudad que estén en situación similar o puedan ser susceptibles de ellos como Espartales, Barrio Venecia, Caballería Española o Puerta de Madrid.

La moción llega desde la creencia por parte de España2000 de que ante este problema existente, la política de mediación social ha fracasado y no tiene sentido seguir insistiendo en ella, según el propio Ripoll.

“Ante las continuas quejas vecinales y la desesperación de quienes soportan el aumento de las ocupaciones en barrios humildes de gente trabajadora como Reyes Católicos y Reyes II, tremendamente castigados por esta problemática y por muchas otras que se van acumulando, queremos denunciar en este Pleno Municipal el calvario que viven los vecinos decentes”.

En este sentido el portavoz de España2000 recuerda la situación que se vivió en 2014 y 2015 “por las acciones de una banda organizada que ocupaba las viviendas vacías del barrios para después revenderlas o realquilarlas de manera fraudulenta, supusieron un grave problema de convivencia y seguridad para los vecinos. Estas ocupaciones se producían, como decimos, no por necesidad, lo cual podríamos llegar a entender, ya que todos los españoles según la Constitución tienen derecho a una vivienda digna, pero como decimos, estos casos son de bandas organizadas que se lucran y crean conflictos para lograr que los vecinos decentes se vayan de allí”. 

“Los pisos ocupados son en su mayoría propiedad de entidades bancarias, sus inmobiliarias o fondos de inversión, eran y son el principal objetivo de estas bandas, ya que éstos alargan la situación más que un particular, que interpone la denuncia en el momento en que tiene constancia. A pesar de todos los contactos realizados con estas entidades para que tomen las medidas necesarias y eviten la entrada de ocupas en las viviendas vacías, las medidas tomadas son escasas o nulas, en cualquier caso, ineficiente”.

“En octubre de 2014 esta situación era insostenible y el gobierno del momento, tras nuestra moción y la presión vecinal, incrementó la presencia de policía, logrando frenar, al menos temporalmente, las ocupaciones, rebajando así la tensión. Grupos municipales de los que formábamos entonces la oposición, incluido el PSOE, defendíamos ante los vecinos esa mayor presencia policial para evitar el aumento de ocupaciones, conflictos y enfrentamientos”, dijo Ripoll, quien añadió que “después, con las elecciones municipales, llegaron las grandes ideas, en las que entraban en juego los mediadores sociales, algo que los vecinos y cualquiera que haya sufrido estos problemas de cerca, sabe que no funciona, y si llega a funcionar durante un tiempo, es a base de subvenciones y ayudas a los ocupas”.

“Los problemas a día de hoy no se han solucionado”, dijo Ripoll recordando que “los vecinos estaban esperando esas medidas prometidas, entre algunos vecinos se había llegado incluso a la resignación, ya que la tensión se había rebajado, gracias a la presencia policial que se implantó a finales de 2014 e inicios de 2015, y posteriormente han ido coartando su propia libertad para evitar conflictos, porque tienen que sufrir el incivismo día tras día en la puerta de sus casas”. 

“Pero tres años después de inacción por parte del actual equipo de gobierno, ha hecho que se dispare de nuevo el conflicto, una nueva banda ha llegado, por el efecto llamada que la permisividad y la pasividad política han generado. Esta situación era previsible, de hecho en otras zonas del distrito se puso de manifiesto, la Asociación de Vecinos Cervantes lo indicaba en una moción que presentaron hace un año en el pleno de la Junta Municipal del Distrito II, en la que reclamaban que el equipo de gobierno tomara las medidas necesarias para arreglar la situación de ocupaciones de viviendas y locales en el barrio de Puerta de Madrid, en esa propuesta indicaban que `se está llegando a un estado de enfrentamiento social que no sabemos dónde irá a parar esta situación´, o que `este barrio es un polvorín´. Vemos como este problema no se reduce a Reyes II, es un problema grave de ciudad con ocupaciones de este tipo en Espartales, en Barrio Venecia, en el Val, Caballería Española, Chorrillo, etc”.

Por eso Ripoll dijo que “una vez más, vemos que los problemas no se solucionan por dejarlos pasar, dar largas a los vecinos o crear comisiones para “comenzar a poner soluciones”. Esta situación es muy complicada porque se mezclan cuestiones legales, derechos fundamentales e inseguridad ciudadana, pero si hay voluntad política se puede abordar con éxito”. 


Para el portavoz de España2000, “la presencia policial en las calles de los barrios, la determinación política y la cooperación con los propietarios, comunidades de vecinos, y los tribunales, es la única forma de frenar el descontrol y la proliferación de ocupaciones en nuestra ciudad. Así como los problemas que acompañan a estas mafias, con tráfico de drogas, robos, peleas, quema de coches, inseguridad en definitiva. Miles de vecinos se sienten atrapados en sus propias casas, son trabajadores que sufren la precariedad laboral, por lo que no pueden cambiarse de casa a un barrio como la Garena o Ciudad 21, donde estos problemas no existen. Tienen la condena de estar hipotecados y no poder moverse de allí. Sólo quieren vivir tranquilos, y que les dejen vivir en su barrio. Y para eso es necesario tomar medidas efectivas, ya que las actuales se han demostrado ineficaces”.


Fuente: Puerta de Madrid

No hay comentarios :

Publicar un comentario